La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) quedó legalmente constituida en febrero de 1981, después de que un grupo de personas decidieran organizarse para hacer frente a los problemas burocráticos y legales con que se encuentran los afectados por el terrorismo.

Los impulsores de la idea fueron:

  • Ana María Vidal-Abarca, viuda del comandante Jesús María Velasco, asesinado en Vitoria en 1980.
  • Luis Delgado Cabezas, padre del niño Luis Delgado, muerto en Madrid en 1988 en un atentado en el que él mismo y su esposa resultaron gravemente heridos.
  • Isabel O'Shea, ya fallecida, y Sonsoles Alvarez de Toledo.

Entre los fines de esta organización apolítica de carácter benéfico asistencial, figura:

  • Aunar a las víctimas del terrorismo para, de una forma colectiva, reivindicar derechos y reclamar justicia.
  • Prestar la ayuda necesaria, moral o material, y colaborar en todas las actividades que redunden en beneficio de las víctimas.

La Asociación está estructurada en seis áreas de trabajo:

  • Asistencial.
  • Jurídica.
  • Prensa.
  • Gabinete psicológico.
  • Formación y empleo.

Cuenta con delegaciones territoriales para atender a todos sus asociados, que ascienden a unos 4.000 en toda España.

La AVT recibe subvenciones de los Ministerios del Interior, Defensa, Trabajo y Asuntos Sociales y de instituciones públicas como ayuntamientos, diputaciones y entidades bancarias, además de los donativos de numerosos particulares.

Alcaraz

Francsico José Alzaraz Martos es el actual presidente de AVT.

Realizó estudios de EGB, y tras decidirse por la peluquería y la estética viajó a Zaragoza para prepararse en estas áreas. Allí vivió con su hermana, casada con un artificiero de la Guardia Civil, en la casa cuartel del Cuerpo en la capital aragonesa.

El 11 de diciembre de 1987 una bomba matóa a su hermano
Antes de abandonar esa ciudad y volver a Torredonjimeno para abrir una peluquería, convenció a su hermano Ángel para que se trasladase a Zaragoza.

Este hecho cambió su vida, ya que el 11 de diciembre de 1987, cuando ya había regresado a su localidad de origen, un coche bomba acabó con la vida de once personas, entre ellas las de su hermano Ángel y las de sus sobrinas, Miriam y Esther.

Comenzó a colaborar con la AVT en 1994 y en julio de 2003 fue elegido miembro de la Junta de Gobierno, de la que fue secretario general antes de ser nombrado presidente, el 12 de junio de 2004.
En 2000 fundó en Jaén la Asociación Víctimas del Terrorismo "Verde Esperanza", presidida por su esposa Carmen Álvarez.

Fue reelegido presidente de la AVT el 13 de mayo de 2006.