Blesa se negó a comprar para Caja Madrid unas pinturas, presionado por el hijo de Aznar

  • El expresidente y su hijo querían que la entidad comprara unos cuadros valorados en 100 millones de Gerardo Rueda, amigo de Aznar, fallecido en 1996.
  • Blesa, a quien las presiones le llegaron por varios flancos, tuvo que contestarle a Aznar junior que Caja Madrid no era su "cortijo".
  • El primogénito de los Aznar: "Con los pelos que se ha dejado por ti y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o lo que no has hecho".
  • Aznar y Gallardón se mostraron molestos por la negativa de Blesa.
Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, en una imagen de archivo.
Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

La información contenida en los casi 8.700 e-mails requisados al antiguo presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, han salpicado al hijo mayor del expresidente del Gobierno, José María Aznar Botella.

Según publica el diario El País, Blesa le remitió a Aznar junior dos misteriosos mensajes sms el 16 y el 17 de julio de 2009, en los que da a entender que el hijo del exmandatario le estaba presionando para que Caja Madrid, por entonces bajo su poder, comprara unos cuadros del pintor Gerardo Rueda, íntimo amigo de Aznar, que falleció en 1996.

La operación, que hubiera costado a la entidad financiera cerca de 100 millones de euros, incluía la construcción de un museo para exhibir las pinturas de Rueda en un edificio cedido por el exalcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, durante cincuenta años.

"No es mi cortijo"

Tal y como se puede leer en los mensajes, Blesa rechaza la proposición, alegando que Caja Madrid, que ya por entonces se encontraba en crisis, no era "su cortijo".

"No quiero pensar que me estás hablando de tu padre y Rueda", reza el primera mensaje, algo más contundente que el segundo, en el que se muestra algo más condescendiente con el hijo de Aznar. "Puede que seas muy joven para entenderlo: algún día no te explicarás haber escrito este mensaje. Yo nunca me arrepentiré de haber actuado así, la caja [Caja Madrid] tiene sus procedimientos, no es mi cortijo. A tu padre nunca le ha decepcionado la seriedad y honestidad de un amigo", añadió al día siguiente el banquero.

El hijo de Aznar no se contentó con esas respuestas. Según los mensajes que publica eldiario.es, escribió a Blesa un mensaje en el que decía: "Con los pelos que se ha dejado por ti y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o no has hecho". Y concluía: "No se merecía esta decepción".

El intercambio de mensajes lo concluiría diciendo que no quiere "decir más" porque todo es "muy desagradable" y espera que "ojalá todo quede en el olvido".

José María Aznar Botella no habría sido más que un intermediario de las gestiones que habían comenzado un año antes por mediación del propio José María Aznar padre. Fue el heredero del pintor el que pidió a la entidad que comprara una colección de cuadros de su progenitor y otros cuadros de otros artistas, perteneciente a su colección por 54 millones de euros, una operación que no llegó a cerrarse, ya que el proyecto final se disparó hasta los 100 millones.

Las presiones para que esta operación se cerrara no se limitaron a los Aznar. La ofensiva llegó a Blesa por varios flancos, algunos dentro de sus propias filas, como la de la exconcejal del PP y consejera de Caja Madrid, Mercedes de la Merced, ya fallecida que le cuenta que tanto Aznar como el propio Gallardón, se habían quedado molestos por la negativa de Blesa.

"Miguel qué tal? Estoy en La Paz, Bolivia, me dice el alcalde (Gallardón) que Aznar está triste por la negativa de Caja a su proyecto, Alberto también está molesto. ¿No se puede retomar? ¿Quién lo vetó? ¿Puedo hacer algo?", le escribió de la Merced en un correo electrónico que evidencia de quién surgió la idea de la transacción, y que es la misma persona que puso a Blesa en el puesto que ostentaba en ese momento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento