El debate de más de 1.200 enmiendas evidencia las diferencias entre PP y oposición sobre los presupuestos

La oposición critica el "rodillo" de los populares, que no se abren a aceptar ninguna aportación

Las diferencias entre los cuatro grupos del Parlamento han quedado este lunes reflejadas en el debate definitivo de los presupuestos de la Xunta para 2014, a los que se han presentado 1.228 enmiendas.

A la espera de que el martes, antes de la aprobación de las cuentas, las distintas formaciones evalúen las cifras de las consellerías de Traballo e Benestar y Mar e Medio Rural, este lunes han abordado las de Presidencia; Vicepresidencia; Facenda; Medio Ambiente, Territorio e Infraestrutruas; Economía e Industria; Cultura e Educación; y Sanidade.

En términos generales, para la oposición estas cuentas vuelven a ser "las de la miseria", ya que favorecen a "una minoría" a costa de recortes para la mayoría. Por ello, ha exigido "blindar" los servicios públicos a través de cambios fiscales que permitirían aumentar los ingresos públicos y, en consecuencia, la inversión.

Sin embargo, los populares han mostrado su rechazo a esas propuestas y han avalado unos presupuestos que son "los adecuados" para profundizar en la contención del déficit y la deuda, afrontar la salida de la recesión y "seguir trabajando para salir de la crisis".

Mientras la oposición ha asegurado que la fiscalidad que aplica la Xunta "no es justa" y ha reclamado mayor progresividad, el portavoz de los populares, Pedro Puy, ha negado que el sistema establecido "se pueda considerar regresivo, sino todo lo contrario".

Plan contra el fraude fiscal

En el detalle del área de Facenda, PSdeG y BNG han coincidido en presentar enmiendas para la dotación "específica" del plan de lucha contra el fraude fiscal porque, de lo contrario, no hay "garantía de su ejecución".

El portavoz socialista en la materia, Juan Carlos González Santín, ha censurado el "mensaje" que envían al contribuyente medidas del PP como la amnistía fiscal; mientras el representante del BNG, Francisco Jorquera, ha pedido una oficina de control presupuestario.

Puy se ha posicionado "en contra" de esta medida, al argumentar que "existe en países con control presidencial" como Estados Unidos, "donde no existen tribunales ajenos de rendición de cuentas". En ese sentido, sí ha dicho estar a favor de "potenciar" la labor del Consello de Contas.

AGE no presentó enmiendas en el ámbito de Facenda al entender su portavoz parlamentario, Xosé Manuel Beiras, que "era totalmente inútil hacerlo". "Nos hacen bailar al son de 'bailad malditos' mientras hacen, como una tiranía, lo que quieren", ha reprobado, antes de opinar que el departamento de Elena Muñoz "podría estar en Génova y dirigido por Bárcenas".

Sin embargo, ha demandado el "refuerzo del plan de inspección y de lucha contra la evasión fiscal" antes de atribuir al PP un "problema de ética asqueroso" tras los ceses de "ciudadanos honestos" que en la Agencia Tributaria "luchaban contra el fraude".

Sector naval

En lo que atañe a Economía e Industria, el eje del debate fue el sector naval. De hecho, la oposición ha arremetido contra Pedro Arias (PP) tras reivindicar la entrada de Pemex en el accionariado del astillero vigués Barreras y el encargo de cinco buques como "resultado del muchísimo trabajo" de la Xunta.

"Fían todo al 'Bienvenido, Míster Pemex", le ha reprochado Carme Adán (BNG), sin dejar de censurar "su modelo es la colonización".

Dicho esto, ha exigido el "cumplimiento" de las "promesas" de Feijóo sobre el centro de reparaciones del naval en las rías de Vigo y Ferrol y la dotación del plan de innovación de este sector. Por su parte, Consuelo Martínez, de AGE, ha lamentado las "políticas de hambre y destrucción de empleo" del PP en relación, también, al sector naval.

Por el PSdeG, Abel Losada ha felicitado a la empresa por los contratos logrados pero ha rechazado conceder ningún mérito a la Xunta porque no ha habido "por ahora" ningún acuerdo con la empresa pública Navantia. "Si el PP actuó, suspendió", ha remachado, y ha vuelto a demandar una vez más el dique flotante en Ferrolterra.

En su turno, Arias ha defendido que el proceso de Pemex "aún no terminó" y ha objetado que las diferentes visiones sobre este asunto —y otros, como las exportaciones— justifican no aceptar ninguna enmienda de la oposición. "No es por soberbia, sino por diferenciación", ha argumentado.

Para cerrar el debate, Losada ha señalado que "tal vez Tailandia tenga superávit comercial" pero se ha opuesto a que Galicia también lo consiga compitiendo vía salario. Así, ha reclamado un plan industrial basado en el I+D+i, igual que Adán, para evitar que la industria gallega siga los mismos pasos que el sistema financiero. Al margen, ha ofrecido un pacto sobre la minería sin fracking y cianurización.

Negociar antes de subir el canon

En el apartado de Medio Ambiente ha vuelto a estar presente la subida, en un 34%, del canon de Sogama. A juicio del diputado socialista Xosé Sánchez Bugallo, "lo razonable" en este punto sería "negociar" con los consistorios "antes de subir el canon", cuya entrada en vigor se aplaza hasta marzo.

Desde Alternativa, Antón Sánchez ha visto "fracasado" el modelo actual de gestión de residuos —igual que el BNG— y, además, ha vuelto a cargar contra los "intereses empresariales" que denuncia que existen entre la Xunta y Unión Fenosa y que se materializan en esta sociedad semipública.

Por su parte, la nacionalista Ana Pontón ha rechazado un aumento del canon "injusto y abusivo" y ha dicho que en Galicia "no se están cumpliendo las directivas de residuos". De acuerdo con sus números, la creación de plantas comarcales de reciclaje generaría unos 2.000 empleos y tendría beneficios medioambientales.

Enfrente, Alejandro Gómez Alonso (PP) ha respondido a las críticas reafirmándose en el proyecto de la Xunta y reprochando a municipios liderados por el BNG su deuda con Sogama.

La oposición también ha abogado por modificar el modelo del transporte público y ha pedido más políticas de vivienda, "reducidas a anécdota en estos presupuestos".

Educación y sanidad

También ha habido duros debates en lo relativo a educación y sanidad entre los populares y las tres fuerzas de la oposición, que han denunciado "continuos recortes" desde que gobierna Feijóo.

En el ámbito educativo, Ramón Vázquez (AGE) ha reprobado que la Xunta pretenda decir que el recorte de 350 millones desde 2009 "no causó ninguna víctima" y que las "dos millones de horas de trabajo" que hacían los 1.250 docentes suprimidos "no valían para nada".

En paralelo, Cosme Pombo (BNG) ha afeado recortes de más del 56% en cultura y de un 72% en promoción de la lengua. Mientras tanto, Vicente Docasar (PSOE) ha lamentado que el PP sólo vea la aprobación de las cuentas como "un trámite" sobre el que pasar su "rodillo".

Sin embargo, Román Rodríguez (PP) ha utilizado los datos del informe PISA para destacar el aumento de "la calidad y la equidad" de la educación en Galicia desde 2009. Así, ha minimizado la importancia de los recortes: "no es tanto lo que se tiene sino lo que se hace con lo que se tiene".

En materia sanitaria, su "privatización" y "desmantelamiento", con referencias a la huelga de la semana pasada, ha sido otra crítica común de la oposición.

Así, Carmen Acuña (PSdeG) ha criticado la caída de los fondos de esta área en los últimos cinco años, Eva Solla (AGE) ha denunciado la "pérdida de derechos sanitarios" que causa la política de la Xunta y Montse Prado (BNG) ha juzgado que la ley de garantías "simplemente" sirve para "privatizar".

Por su parte, el portavoz popular Miguel Santalices ha asegurado que "todos" en la Cámara autonómica defienden una asistencia sanitaria "universal y solidaria".

Anteriormente, en las áreas de Presidencia y Vicepresidencia, la oposición ha criticado el gasto en asesores y "propaganda", además de pedir mayor inversión en cooperación para el desarrollo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento