pixel
.

11 de marzo de 2004. A las 7.37 de la mañana, varias explosiones en la red de Cercanías de Madrid provocaron la mayor masacre terrorista de la historia de España.

La sombra de ETA, una banda terrorista que ha matado a más de 800 personas en las últimas tres décadas, apareció de inmediato.

Primera tesis: ETA

La cercanía de las elecciones generales, previstas para tres días después, unido a las últimas acciones de los terroristas vascos, provocó que políticos, ciudadanos y fuerzas de seguridad apuntasen hacia ETA en un primer momento.

No ha sido ETA, sino el movimieto de liberación árabe

Sólo una voz, la del líder de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, disentía del pensamiento generalizado: "No ha sido ETA, sino el movimieto de liberación árabe", afirmó.

Así pues, y a medida que iban pasando las horas, los días, la certeza de la autoría de ETA -que el Gobierno de Aznar se encargó de reforzar- comenzaba a llenarse de dudas, y los ciudadanos de impaciencia y de estupor.

La victoria de Zapatero

El 14 de marzo, José Luis Rodríguez Zapatero se alzó con la victoria electoral. "Los atentados del 11-M y la campaña orquestada con posterioridad por algunos medios y personajes de relevancia habían dado la vuelta a la campaña electoral", afirma el periodista César Vidal.

A partir de ese momento -y en parte también por la falta de luz arrojada por la Comisión de Investigación creada sobre el 11-M-, un importante sector político y mediático comenzó a retroalimentarse y a defender una teoría: "La versión oficial difundida por el Gobierno de Zapatero y la mayoría de la Comisión parlamentaria consituía una mentira de inmensas dimensiones teñida con la sangre de las víctimas del 11-M", según las palabras del propio Vidal.

Ideas tales como que los presuntos terroristas detenidos en las úlimas horas del 13-M no tenían nada que ver con los hechos, que Al Qaeda no intervinó en las matanzas, que hubo una operación gigantesca de intoxicación pública, que la única finalidad de los atentados era derribar al Gobierno de Aznar o que ETA tiene mucho que ver con el 11-M son, a grandes rasgos, el esqueleto de esta presunta cospiración.

El colaborador de la COPE y de Libertad Digital, Luis del Pino, desarrolla esta teoría en su obra Los Enigmas del 11-M mediante una serie de argumentos:

  • El 11-M es difente a los demás atentados de Al Qaeda. No hay terroristas suicidas, participan no musulmanes, hay confidentes policiales, participan delincuentes comunes, la finalidad electoral del atentado no encaja con Al Qaeda, los terroristas corrieron riesgos innecesarios, algo que nunca hace Al Qaeda.
  • ¿ETA participó en los atentados? Se produjeron muchas casualidades. Como la simultaneidad temporal de las dos caravanas de la muerte. La caravana etarra interceptada en Cañaveras salió con menos de 24 horas de diferencia con respecto a la que bajaba de Asturias. Ambas caravanas siguieran rutas paralelas.
  • Informes de los explosivos. La aparición de metenamina en la furgoneta de Alcalá hace que los explosivos no puedan ser sólo Goma 2 ECO -que no contiene esta sustancia-. El explosivo de la mochila de Vallecas no coincide con el de la furgoneta de Alcalá. El juez Del Olmo ha tenido que enfrentarse a numerosos obstáculos puestos en su camino este aspecto.
  • La mochila de Vallecas o la Kangoo despietan muchas dudas. Ambas pistas fueron fundamentales para dar primacía a la tesis islamista sobre ETA. y condujeron hasta los cabezas de turco, detenidos el día 13-M. ¿Quién movía los hilos de todo este montaje?
  • Las primeras detenciones. El número de tarjetas telefónicas -SIM- no se corresponden con el número de mochilas.
  • Jamal Zougham es un cabeza de turco. En el sumario no se demuestra, en ningún momento, que el regente del locutorio Nuevo Siglo tenga nada que ver con los atentados. Se le detuvo en plena jornada de reflexión.
  • El transporte de explosivos. Multas por exceso de velocidad, rutas complicadas en una jornada en la que la nieve bloqueaba carreteras, falta de cobertura de la Policía... El trasnporte de explosivos desde Asturias hasta Madrid deja más dudas que respuestas.
  • Vísperas de sangre. Ciertos comportamientos de los terrristas de Leganés en los días previos a los atentados no encajan si fueron realmente los autores.
  • ¿Se usaron relamente las mochilas? No se uso Goma 2 ECO, sino explosivo militar, mucho más potente, y que ocupa menos espacio. No era menester usar las mochilas, que habrían llamado la atención de los demás viajeros y podríahaber arruinado el atentado.
  • Atando cabos. El número de móviles, tarjetas o mochilas no cuadran... más que nada, porque nunca tuvieron nada que ver con los atentados.
  • ¿Era "El Chino" un islamista radical? Si tenemos en cuenta que su hijo iba a un colegio católico, o que celebra el Día del Padre tras el 11-M... adenás, su compañera sentimental afirmó "los de ETA se han pasado" justo tras el atentado.
  • La casa de Morata. El día 30 de marzo de 2001, la Policía intentó entrar en la casa, pero la puerta estaba cerrada. Desde el interior salía un fuerte olor a quemado. Tras cinco o diez minutos insistiendo, la mujer del sospechoso -Mohamed Nidal- abrió la puerta... Qué extraña amabilidad la de la Policía.
  • ¿Por qué se interrumpió el seguimiento policial tres semanas antes de los atentados? El 17 de febrero de 2004, de repente, se interrumpieron los seguimientos a "El Tunecino", "El Chino" o los hermanos Almallah... ¿Por qué?
  • Demasiados errores policiales. ¿El 11-M fue una negligencia o un golpe de Estado?¿Sabían todos los actores en lo que estaban participando?
  • Zoughan no vendió las tarjetas utilizadas en los atentados. Y los verdaderos vendedores de la tarjetas nunca han sido detenidos.
  • ¿Qué ocurrió en Leganés? ¿Sabemos cuántos terroristas vivos había en el piso e Leganés?
  • Preguntas sin respuesta... ¿Por qué se interrumpen las escuchas a "El Chino"?¿Por qué se busca una casa en Morata cuya existencia ya se tenía que conocer?¿Por qué no se entra en la casa de Morat hasta el 26 de marzo?...¿Cómo llegó la policía hasta el piso ed Leganés?

A todas estas dudas y distuntivas, que plantean una posible conspiración en torno a la investigación sbre el 11-M, cabe añadirle las aportaciones de diarios como El Mundo, con informaciones como las del presunto informe del ácido bórico, presuntamente falsificado por la Policía antes de entregárselo al juez Del Olmo.

Encuesta

¿Crees que el Gobierno de Aznar engañó a los ciudadanos el 11-M?

58 % (3242 votos)
No
40,38 % (2257 votos)
No sé
1,63 % (91 votos)
Encuesta

¿Crees que existe una conspiración detrás del 11-M?

51 % (6999 votos)
No
45,51 % (6245 votos)
No sé
3,49 % (479 votos)