pixel blanco
|

El barco "Marine I", en el que viajan 372 inmigrantes asiáticos y subsaharianos llegará hoy a las costas mauritanas, según informaron fuentes e la Media Luna Roja, tras el acuerdo firmado entre Mauritania y España para que el carguero fuera remolcado hasta el puerto de Nuadibú.

El buque está fondeado en alta mar hace horas y, según fuentes oficiales, se encuentra a dos millas de la costa a la espera de que las condiciones meteorológicas mejoren y faciliten su llegada.

Las autoridades españolas se encargarán de la repatriación de los inmigrantes de origen asiático

El acuerdo, que firmaron en Nuakchot el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, y el ministro de Exteriores de Mauritania, Ahmed Uld Sid Ahmed, consiste en que los inmigrantes subsaharianos deben ser expatriados a sus países por parte de las autoridades mauritanas.

Para los inmigrantes de origen asiático, las autoridades españolas, en coordinación con la Organización Internacional de Migración, se encargarán de esa repatriación a bordo de aviones que deben llegar a la ciudad mauritana de Nuadibú.

Un avión español ha llegado ya a esa ciudad del norte de Mauritania, y está previsto que otros dos participen también en la operación.

Además, unos 60 policías españoles se han trasladado a Nuadibú para ayudar a las autoridades mauritanas en este operativo.

El dispositivo de acogida

La Cruz Roja y la Media Luna Roja han preparado un dispositivo de acogida en el puerto africano en el que participan unas 40 personas, entre médicos, enfermeros, personal sanitario y técnicos, para atender a los inmigrantes entre los que no hay mujeres ni niños, según fuentes de estas organizaciones humanitarias.

Un avión de la Cruz Roja partió la tarde del sábado desde Canarias hacia Nuadibú, con un hospital de campaña, medicamentos, alimentos y 400 kilogramos de ropa, para los inmigrantes, que recibirán un chándal, dos camisetas y dos calzoncillos cada uno.

Los inmigrantes han pasado dos meses y medio en el barco

La organización está intentando que cuando sean desembarcados, la primera atención que reciban estos inmigrantes sea la sanitaria y de higiene, antes de cualquier otro trámite burocrático que hayan previsto las autoridades.

Se supone que los inmigrantes, que han pasado dos meses y medio en el barco, llegarán en una situación "desesperada", según explicó un portavoz de la Cruz Roja en Nuadibú.

A su llegada a Nuadibú, los inmigrantes que estén enfermos serán atendidos en Mauritania, mientras que, del resto, algunos serán repatriados directamente a sus países de origen desde territorio mauritano, y otros lo serán a través de España.

Actuación bajo el criterio humanitario

Según explicó el sábado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Gobierno español ha actuado bajo el criterio humanitario, la aplicación del Derecho Internacional y la defensa de los intereses de los españoles.

En el carguero, según fuentes de Cruz Roja, hay 372 personas: 305 de ellas, de Cachemira, y el resto, de Costa de Marfil, Birmania, Sierra Leona, Sri Lanka y Liberia.

El buque se averió el pasado domingo cuando se dirigía hacia las Islas Canarias.

El Comité Español de Apoyo al Refugiado ha reclamado al Gobierno el derecho de asilo para los inmigrantes del buque que lo necesiten.