La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, destacó el viernes que la ordenanza del ruido que está elaborando el Ayuntamiento hará un excepción durante las Fallas y algunos otros actos, para evitar que suceda lo ocurrido en Santa Cruz de Tenerife, donde se han suspendido cautelarmente algunos actos del Carnaval.

Barberá realizó esas declaraciones, tras la Junta de Gobierno Local, al ser preguntada por el auto que suspende cautelarmente aquellos actos nocturnos del Carnaval que se celebran en la calle.

La ordenanza del ruido en Santa Cruz de Tenerife  marca un nivel máximo de 55 decibelios y no recoge ninguna excepción
Afirmó que cuando conoció la noticia le "produjo sorpresa", pero manifestó que la resolución de judicial se basa en lo recogido en la ordenanza del ruido de la ciudad, que marca un nivel máximo de 55 decibelios y no recoge ninguna excepcionalidad para los carnavales.

En ese sentido, afirmó que un Ayuntamiento "no puede incumplir su propia norma" y consideró que lo que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias está diciendo a la corporación municipal es que incluya esa excepcionalidad, algo que, según aseguró, se hará en la ordenanza del ruido valenciana para evitar esa situación.

La alcaldesa de Valencia indicó que el Ayuntamiento introducirá en su normativa una excepción para evitar esa situación, aunque añadió que estará preparado "en el caso de que nos pudiera ocurrir" algo similar.

Recordó que en la Comunitat Valenciana existe una normativa que prohíbe el consumo de alcohol en la calle, pero destacó que se hace una excepción durante las Fallas.