El Defensor del Pueblo investiga la muerte de un chico en un centro de menores de Albacete

  • Emanuel Gómez Patiño fue encontrado hace tres meses colgado de una estantería con los cordones de unas zapatillas en el centro de menores Albaidel.
  • La familia del menor denuncia falta de información sobre el fallecimiento.
  • Su abogado no entiende que el juzgado no le haya permitido aún personarse.
Una imagen de archivo de un centro de menores.
Una imagen de archivo de un centro de menores.
ARCHIVO

La institución del Defensor del Pueblo, a cuyo frente está Soledad Becerril, investiga el fallecimiento de un chico de 15 años en el centro de reinserción de menores Albaidel de Albacete. Fuentes de la oficina del Defensor han explicado a 20 minutos que han abierto una actuación de oficio, como cada vez que ocurre un fallecimiento en un centro de internamiento, y que, en este caso, además han dado curso a la queja formal interpuesta por la madre del fallecido, Esperanza Patiño.

Emanuel Gómez Patiño tenía 15 años y llevaba alrededor de un mes ingresado en el centro Albaidel, cuando el pasado 11 de septiembre fue encontrado ahorcado con unos cordones de zapatillas atados a una estantería. El abogado de la familia, José Antonio Ocaña, ha explicado que el chico ingresó en el centro después de quebrantar una libertad vigilada por un hurto y que días antes de su fallecimiento había pedido a su madre que solicitara su traslado a otro centro porque "había tenido problemas con otros compañeros y temía por su vida".

El letrado de la familia denuncia que a fecha de 12 de diciembre, tres meses después del fallecimiento de Emanuel, todavía no se ha podido personar la familia en la causa como acusación particular por la lentitud del juzgado número 3 de Albacete, que no ha dado curso a una petición realizada el día 27 de septiembre. Por ese motivo, la familia aún no sabe qué sucedió. No han podido tener acceso ni al atestado, ni al informe de la defunción, ni a la autopsia.

Un centro problemático

Ocaña asegura que la familia hace "un acto de fe" al creerse la versión que la Policía Judicial ha dado a un procurador. Según dicha versión, la Policía se personó  el 11 de septiembre en el centro Albaidel, avisados por dos vigilantes y una técnico, que hallaron el cuerpo sin vida del menor. El forense que levantó el cadáver se inclinaba por la tesis de que había sido un suicidio.

La familia exige pruebas creíbles que expliquen la muerte de Emanuel. La madre, en una carta a los medios de comunicación, expone su impotencia. "No damos crédito a lo que se nos dice de que mi hijo se suicidara, cuando una hora y media antes de su muerte estuve hablando por teléfono con él con absoluta normalidad". Aún así, de confirmarse que fue un suicidio, anuncian que pedirán explicaciones sobre cómo un centro de reinserción de menores no dispone de un protocolo antisuicidios eficaz.

Desde el centro de reinserción de menores declinaron comentar lo ocurrido y remitieron a la  Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, de la que depende el centro. Fuentes de Servicios Sociales han pedido cautela en la información del suceso y han recordado que el asunto está judicializado. Sin embargo, sí aseguraron a este diario que "el personal del centro actuó con total profesionalidad" y que "desde el primer momento están colaborando con la investigación".

El centro de menores Albaidel, en el que ocurrió el suceso, tiene varias denuncias e investigaciones por su forma de cuidar a los internos. El Defensor del Pueblo de Castilla La Mancha pidió su cierre en 2009, después de que un interno resultara herido por el empleo de las defensas de goma por parte de los vigilantes de seguridad. Más recientemente, el sindicato CC OO se hacía eco de la drástica de reducción de técnicos de atención al menor en el dispositivo.  "Se está llegando a una situación insostenible, agravada por la pésima gestión de la dirección del centro que no hace si no complicar la situación de los menores y de los trabajadores", denunciaban los propios trabajadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento