El párroco de Borja, Florencio Garcés, ha salido pasadas las 10 de la noche del centro penitenciario de la localidad zaragozana de Zuera, donde estaba en prisión provisional. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona, Nieves Pérez, había decretado previamente la libertad, sin fianza, del párroco de Borja, Florencio Garcés, en prisión provisional. El Alcalde de Borja, Francisco Miguel Arilla, ha dicho que confía en que Garcés reanude sus labores este mismo miércoles.

En el momento de salir de la prisión, el párroco ha destacado que "sale con la verdad y que lo importante es saber la verdad", ha explicado uno de sus abogados, Enrique Trebolle, que, junto al otro letrado, Antonio Val-Carreres, aguardaban a la salida al párroco.

La jueza ha dictado un auto por el que deja libre al sacerdote y mantiene la obligación de personarse en el juzgado El sacerdote, que oficiaba en la iglesia donde se encuentra el famoso eccehomo restaurado por Cecilia Giménez,  ingresó en la cárcel zaragozana de Zuera el pasado día 4 tras ser imputado por la jueza de un delito de apropiación indebida de más de 185.000 euros y contra la libertad sexual, y a petición de la Fiscalía.

Ahora, la jueza ha dictado un auto por el que deja libre al sacerdote, que mantiene la obligación de personarse en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes, es decir, continúa en las mismas condiciones que tenía el pasado día 1 de diciembre, tras su declaración, según ha informado el abogado que defiende al sacerdote, Enrique Trebolle.

Arilla ha explicado que, según ha podido conocer, la juez ha retirado la imputación de delito sexual y que la acusación por infracción económica pasará a la justicia eclesiástica, aunque tendrá que presentarse en el juzgado turiasonense semanalmente. Florencio Garcés probablemente pasará unos días en el domicilio de unos familiares.

"Nosotros siempre hemos hablado de presunción de inocencia y parece que al final sí, pero sin presunción", ha dicho Francisco Miguel Arilla, celebrando la puesta en libertad del párroco de la Colegiata. "Los ciudadanos han estado desde el principio con él", ha recalcado.

"Intentaré hablar con él lo antes posible, no sé si hoy será el día más adecuado", ha continuado el alcalde de Borja, quien ha apuntado que "dependerá del obispado" que el sacerdote vuelva a ejercer sus funciones en Borja.

Declaración del obispo

La puesta en libertad del sacerdote se produce el mismo día en que ha ido a declarar ante la jueza el obispo de la Diócesis de Tarazona, Eusebio Hernández, quien ha testificado durante cerca de tres horas por este asunto. Siempre según el abogado del sacerdote, el obispo, en su declaración, ha testificado que la iglesia no se consideraba perjudicada, que no era su deseo interponer ningún tipo de denuncia y que disponían de su propio mecanismo de sanción.

Trebolle supone que "habrá pesado esto" en la decisión de la jueza, por la que se muestra "conforme", si bien sigue pensando que no debía de haber ni siquiera ingresado en la cárcel. El abogado, que había recurrido ante la Audiencia de Zaragoza el auto de ingreso en prisión, ha dicho que, después de este auto judicial, se queda más "tranquilo". Ha explicado que el principio acusatorio por el que decretó la juez prisión provisional fue por el de apropiación indebida, y ahora, aunque mantiene esta imputación, de momento ha dejado al sacerdote libre.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.