American Airlines y US Airways se fusionan en la mayor aerolínea del mundo
Dos aviones de American Airlines y US Airways, en un aeropuerto. ARCHIVO

American Airlines y US Airways anunciaron este lunes que han concluido su fusión para dar luz a la mayor compañía aérea del mundo, American Airlines Group, en el último capítulo de la concentración empresarial del sector en EE UU. "Es un gran día para nosotros", declaró el consejero delegado de la compañía, Doug Parker, al canal de televisión financiero CNBC, y añadió que están "muy contentos" con la fusión porque es "estupenda" para los inversores, sus clientes y los trabajadores.

La nueva compañía, forjada tras varios años de negociaciones, opera unos 6.700 vuelos diarios y sirve más de 330 destinos en 54 países, según detalló hoy en un comunicado. Las acciones de American Airlines Group comenzaron a cotizar hoy en el mercado electrónico Nasdaq bajo las siglas AAL, y el consejero delegado de la nueva entidad, Doug Parker, dio inicio a la sesión a distancia desde la sede de Forth Worth (Texas).

Uno de los principales objetivos a corto plazo de la nueva American Airlines es ahorrar 1.000 millones de dólares Una hora después del inicio de la sesión, las acciones de AAL subían algo más de un 2%. Esta fusión supone el último paso en el proceso de concentración y consolidación del sector del transporte aéreo en Estados Unidos, donde quedan tres gigantes (American, United Continental y Delta) y han desaparecido la mayoría de las aerolíneas medianas.

El final de la fusión supone también la salida de American Airlines de la bancarrota que declaró en noviembre de 2011 para reducir sus costes operativos, especialmente los laborales. Parker intentó dar confianza a los accionistas al asegurar la decisión del equipo directivo de "ofrecer beneficios a nuestros inversores".

Uno de los principales objetivos a corto plazo de la nueva American Airlines es ahorrar 1.000 millones de dólares (730 millones de euros) anuales en sinergias. Sin embargo, la inversión en American Airlines durante su bancarrota se había convertido ya en una gran operación antes de la apertura de la sesión bursátil.

Cuando la compañía se declaró en bancarrota sus acciones cayeron a 0,20 dólares, y la compañía llegó a tener un valor de mercado de solo 90 millones de dólares (65 millones de euros al cambio actual), lo que supone que su valor se había multiplicado por más de 40 desde su momento más bajo hasta antes de la apertura de las Bolsas de este lunes.