República Centroafricana
Un tanque militar francés patrulla en el centro de Bangui, capital de la República Centroafricana. GTRES

Militares galos comenzaron este lunes a desarmar a las milicias en República Centroafricana, donde Francia desplegó 1.600 uniformados para apoyar a los 3.000 efectivos enviados a ese país por otros Estados africanos en la misión internacional MISCA, informó el Estado Mayor.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, subrayó en declaraciones a France Intern que la dificultad del desarme pasa por identificar a los partidarios del grupo Séléka, que "se han quitado sus uniformes y se han vestido de civiles". "No es un trabajo fácil, pero nuestros militares son muy profesionales y están muy preparados", señaló.

No es un trabajo fácil, pero nuestros militares son muy profesionales y están muy preparados Los militares franceses han explicado a la población centroafricana a través de los medios de comunicación que deben desarmarse. "Y si no es suficientemente eficaz, se empleará la fuerza —tal y como se contempló en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU—", agregó Fabius, quien minimizó el impacto económico de la operación para París porque los militares galos empleados se encontraban ya en países vecinos. Según el jefe de la diplomacia gala, la no intervención rápida hubiera supuesto el riesgo de "salir aún más caro".

Desde el pasado jueves, el mismo día que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad una resolución de intervención internacional en República Sudafricana, los enfrentamientos entre diferentes milicias se cobraron 400 muertos en ese país, según la Cruz Roja.

La crisis de la República Centroafricana comenzó el pasado 24 de marzo, cuando Bangui fue tomada por los rebeldes de Séléka, que asumieron el poder en el país y derrocaron al presidente, François Bozizé, que se exilió.

Apoyo de otros países

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, aseguró este domingo que otros países europeos le han llamado para prestar ayuda a Francia, que un avión británico de transporte participa en la actividad logística, y que pueden sumarse medios de otros países.

Además, consideró "lógico" que Francia sea el primer país en intervenir por tratarse de una excolonia suya y agregó: "En Europa, ¿quién es capaz de llevar a cabo este tipo de operaciones? Los británicos, los alemanes tal vez, y habría que verlo".

Sobre el costo financiero de la operación, Le Drian avanzó que será "mucho más ligera" que la desarrollada en Mali porque el despliegue es más reducido y porque el plazo de permanencia será "más corto". No obstante, no quiso dar una fecha de salida.