Tampoco les autoriza a tener encuentros vis a vis. Navarro confirmó ayer que había denegado esta solicitud porque su concesión quebrantaría la orden de alejamiento que pesa sobre este preso reincidente. La mujer alegó que había perdonado a su maltratador, con quien tiene cuatro hijos, y que éste estaba arrepentido. Por otra parte, un hombre, P.J.C., pasó ayer a disposición judicial acusado de la muerte de su novia, la eslovaca Verónica Kovaloska, quien falleció el domingo en Mallorca tras caer de un segundo piso. Al principio se pensó en un suicido, pero los forenses hallaron heridas en todo el cuerpo.