Hunosa adeuda hasta seis vales de carbón a los beneficiarios. En el caso del concejo de Aller, hace tres semanas despachó la papeleta del mes de mayo y ahora ya ha anunciado que entregará la del mes de junio. La situación en otras plazas de reparto es similar. Los afectados han mostrado su preocupación porque temen que el mineral que tienen almacenado se agote en pleno invierno.

El vale del carbón es un derecho de trabajadores en activo, jubilados, prejubilados y viudas de trabajadores de la hullera pública. Cada mes, Hunosa tiene que repartir el mineral a un precio fijo (de poco más de treinta euros) a todos los beneficiarios. El retraso en la entrega comenzó con la última huelga de la minería, el pasado verano.

Desde entonces, los beneficiarios han denunciado la falta de despachos. Las quejas han aumentado con la llegada del frío, ya que terminar el mineral supondría acudir a suministros privados y el precio se dispararía.

Preocupación por la oferta de compra

La protesta de los beneficiarios ha aumentado en las últimas semanas, después de que Hunosa ofreciera la posibilidad de vender los vales en lugar de recoger el mineral. Un grupo de jubilados del concejo de Morcín están trabajando en la creación de una plataforma de afectados para defender este derecho.

Consulta aquí más noticias de Asturias.