La empresa valenciana Esemtia, dedicada a elaboración de software de comunicación y gestión educativa, ha conseguido implantarse en varios países del continente americano, como México, Brasil y Ecuador, donde más de 325.000 familias y 17.000 docentes utilizan sus productos, entre los que hay 'mochilas digitales', aplicaciones específicas para escuelas infantiles o materiales para mejorar la contabilidad, entre otros.

El objetivo es "mejorar la educación a través de las nuevas tecnologías de la información, cada vez más necesarias en un escenario como el actual", ha explicado a Europa Press el consejero delegado en la firma, Jesús Alemany, quien ha comentado que la empresa lleva desarrollando su labor en España desde 2001 y desde hace dos ha dado el salto a Sudamérica.

El directivo afirma que estos países, aunque en otros aspectos puedan estar menos desarrollados que España, en el ámbito de la educación se encuentran actualmente "muy profesionalizados". "Resulta sorprendente, están yendo muy rápido y trabajan, además de cuestione académicas otras referentes a la gestión, como la contabilidad".

Entre los materiales que está comercializando Esemtia —que próximamente proyecta continuar su expansión a Argentina y Colombia— figura el Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), que hace posible que familias y profesores tengan "a un solo clic los contenidos más avanzados realizados por editoriales o por el profesorado". "Es una especie de 'mochila virtual', que complementa a los libros de texto tradicionales", añade Alemany.

Otro de los productos es un módulo de comunicación avanzada con las familias mediante el cual el centro puede compartir con padres y tutores información sobre la escolarización de sus hijos y enviar inmediatamente boletines y circulares o emails.

También ha desarrollado un software que permite la creación de criterios y pruebas para la evaluación de las asignaturas, que pueden ser adaptados, incluso, a cada alumno en previsión de los casos de atención a la diversidad.

Informe pisa

En este sentido, la empresa valenciana apuesta por un "cambio de modelo educativo" que introduzca de una manera definitiva "el papel de las nuevas tecnologías en la educación", un elemento que "toma fuerza tras los últimos datos publicados en el Informe PISA, donde España ocupa el puesto 33", subrayan sus responsables.

"Hay estudios que demuestran que los alumnos retienen tras un tiempo, solo un 10 por ciento de lo leído, un porcentaje que sube hasta el 30 por ciento si ven y oyen y que va aumentando de acuerdo al grado de participación del estudiante", explica Alemany.

En su opinión, uno de las razones que explican los resultados de España en el Informe PISA es que "evalúan cosas diferentes". "La encuesta internacional trabaja sobre competencias —que pueden intervenir en diferentes materias— mientras que aquí medimos exámenes", ha comentado el consejero, que ha argumentado que, por ello, es fundamental utilizar la informática para crear herramientas que midan dichas competencias y puedan mejorar los resultados de los alumnos.

Alemany augura que, a partir de ahora, los colegios españoles empiezan a demandar instrumentos para realizar este tipo de evaluación aunque es cierto que la progresión es lenta porque en España la educación está "algo encorsetada por las instituciones y las administraciones".

Consulta aquí más noticias de Valencia.