El juzgado de lo Penal 5 de Almería ha rechazado sustituir por trabajos en beneficio de la comunidad la pena de multa de 1.080 euros impuesta a los dos ciudadanos senegaleses condenados por incendiar dos contenedores durante una protesta por la muerte del hermano de uno de ellos tras huir de la Policía Nacional, por lo que ambos podrían entrar en prisión al no poder hacer frente al pago.

Así lo ha indicado a Europa Press el letrado de ambos, Marcelo Quílez, quien ha lamentado que una "buena sentencia pase a no serlo por una inadecuada decisión" y ha advertido del "riesgo" para el futuro de sus patrocinados, quienes deben asumir, asimismo, al pago de 2.226,70 a la empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras de Almería en concepto de responsabilidad civil.

Cabe recordar que Fara F. y Matar F. fueron condenados por un delito de daños a sendas multas de seis meses con una cuota diaria de seis euros por la quema de dos contenedores de basuras durante la concentración celebrada el 23 de febrero en la Ciudad de la Justicia para pedir explicaciones por la muerte de Max, cuyo cadáver fue encontrado en la playa casi dos semanas después de que desapareciera al huir de una identificación de la Policía Nacional.

El juez rechazó la pena de 15 meses de cárcel y expulsión del territorio nacional que pedía el fiscal al estimar que ambos, de 28 y 34 años, "no pusieron en riesgo la vida o integridad de otras personas", o propagaron el fuego a otros bienes ya que los contenedores ardieron en el centro de la vía pública, estando incluso cortado el tráfico".

Quílez ha solicitado la nulidad de la resolución del juzgado ya que el recurso de reposición que interpuso ha sido resuelto mediante "una negación telegráfica" del secretario judicial en lugar de mediante decreto previo traslado a las partes personadas y al Ministerio Fiscal para alegaciones "al afectar a derechos fundamentales".

"Nuestro recurso de reposición ha sido resuelto prescindiendo rayanamente de las normas de procedimiento, mediante una nueva diligencia de ordenación secretarial sin fundamentar y bajo la expresión 'hágasele saber que no ha lugar a lo solicitado'", lo que hace la respuesta, a su juicio, "tardía, desmotivada y contraria a las normas primarias".

El letrado ha remarcado que resulta evidente que los hermanos Fall "no tienen trabajo remunerado, sin permiso para realizarlo, y cuentan medios económicos escasos incluso para la subsistencia" y ha advertido que si no se sustituye la pena "se está avocando al incumplimiento de la pena". "Es principio fundamental del derecho penal que, al aplicar las penas, los jueces tengan en cuenta la circunstancias de los condenados".

Ha apelado, en esta línea, al Código Penal que establece la posibilidad de sustituir por trabajos en beneficio de la comunidad siempre que medie el consentimiento del penado. "Se ha denegado sin ningún razonamiento, lo que resulta contrario a la norma", ha reiterado al tiempo que ha recordado que "por cada dos días de impago" sus patrocinados se enfrentan "a uno de prisión".

La sentencia consideró Matar F. roció con líquido inflamable dos contenedores que se hallaban en una de las vías públicas adyacentes mientras que Fara F. les prendía fuego. Los dos contenedores ardieron aunque las llamas fueron sofocadas por una unidad de los bomberos que se personó a "los pocos minutos" en el lugar "sin que se pusiera en peligro la vida o integridad de otras personas, ni hubiera riesgo de propagación a otros bienes ni a los edificios colindantes".

Maguette Fall, alias 'Max', desapareció en la madrugada del 11 de febrero tras emprender la huida después de que agentes de la Policía Nacional procediesen a pedirle documentación cuando transitaba por la Avenida de Cabo de Gata y después de haberse ocultado tras unos vehículos. Fue tras mostrar un carné de estudiante universitario cuando emprendió la huida a lo largo de la cual que dejó varias prendas sobre la arena de la playa.

Consulta aquí más noticias de Almería.