El aparcamiento de Mendicouague entrará en funcionamiento este lunes, según ha informado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, una vez que se han concedido las correspondientes licencias que hacen posible su apertura.

Además, la empresa concesionaria, durante el primer mes, abrirá el aparcamiento al uso gratuito, con el fin de que puedan utilizarlo y conocerlo "más a fondo" los vecinos de la zona, que "fueron quienes solicitaron al Ayuntamiento la ejecución de esta infraestructura".

"Tras las dificultades y piedras en el camino, el aparcamiento de Mendicouague es ya una realidad y está a disposición de todos los ciudadanos", señaló en un comunicado Díaz, quien agradeció a los vecinos de este entorno, y en concreto a los representantes de las asociaciones del Grupo San Francisco y Las Peñucas, "su colaboración y su preocupación constante por conseguir que este barrio cuente con más y mejores servicios y dotaciones".

En este sentido, remarcó que, "tal como siempre defendió el equipo de gobierno, aparcamiento y parque eran y son perfectamente compatibles, como desde hace unas semanas ya han podido comprobar todos los ciudadanos".

El responsable municipal de Infraestructuras destacó, además, que este nuevo aparcamiento ha venido a "potenciar" la inversión productiva, con lo que "lleva aparejado de creación de actividad económica y de empleo en la ciudad".

Ha detallado al respecto que el desarrollo de estas obras ha supuesto la creación de 60 puestos de trabajo directos y la inversión de 7,5 millones de euros, a cargo de la empresa concesionaria, fruto de la colaboración público-privada.

Diálogo continuo

El aparcamiento de Mendicouague cuenta con capacidad para 405 plazas de coches y 9 para motos. Su configuración se ajusta al desnivel existente entre la parte alta del General Dávila, y la baja de Miguel de Unamuno, de tal manera que el aparcamiento cuenta con tres sótanos en la parte superior y dos sótanos en la parte inferior.

Después de las reuniones mantenidas con las asociaciones de vecinos del entorno, y fruto del proceso de participación abierto, se decidió eliminar una rampa de entrada y otra de salida destinadas a vehículos, de las dos que estaban previstas inicialmente. También se eliminó un acceso peatonal.

De esta manera, el aparcamiento dispone de una única rampa de entrada y otra de salida de vehículos, situadas ambas en la calle Miguel de Unamuno, y de tres accesos peatonales, dos de ellos dotados con ascensor.

Por su parte, el parque, que ha sido diseñado siguiendo las propuestas y peticiones de los vecinos, cuenta ahora con más mobiliario urbano (bancos, papeleras, farolas y nuevas fuentes y sanecanes); una zona de juegos infantiles más amplia; y más árboles y arbustos de distintas especies, todo ello conservando, al mismo tiempo, sus "signos de identidad", como son la encina centenaria y la alameda de plátanos.

En las diversas reuniones mantenidas con los vecinos del barrio, se decidió mejorar el trazado de algunos caminos que recorren el parque, las conexiones peatonales con los grupos de edificios del entorno, ampliar la zona de juegos infantiles existente y proteger el entorno de la encina.

Se acordó también incrementar, en más del 60%, el número de árboles con los que contaba el parque antes de la construcción del aparcamiento subterráneo.

De esta forma, se aumentó de los 31 árboles que existían inicialmente a los 50 árboles actuales (principalmente abedules, encinas, robles, arces, laureles y acebos), así como a la plantación de más de 300 arbustos.

Igualmente, se decidió dotar al parque de una instalación de riego, de la cual carecía el anterior parque, con la singularidad añadida de que se trata de una red de riego "inteligente", ya que se disponen, además de 2.000 metros lineales de tubería polietileno y 120 aspersores, una serie de sensores encargados de medir la humedad del terreno y activar el riego cuando sea necesario.

También se acordó incrementar el número de bancos, pasando de los 14 que existían anteriormente a los 25 que se han colocado, lo que representa un aumento de casi el 80 por ciento.

En lo que al alumbrado se refiere, se dio el visto bueno a la nueva instalación, que pasa de las 19 farolas que existían inicialmente a las 27 instaladas, incrementándose así en un 42 por ciento.

Asimismo, a petición de los vecinos, se ha instalado una fuente más, además de la existente; se han colocado un total de 4 sanecanes, y se ha duplicado el número de papeleras, pasando de las 6 que existían a las 15 actuales.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.