La Consejería de Agricultura está actualizando las autorizaciones ambientales integradas de Castilla-La Mancha para adaptarlas a la nueva normativa nacional y comunitaria. Para ello, está publicando las modificaciones correspondientes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha durante este último trimestre del año.

En la región existen un total de 460 instalaciones que cuentan con estas autorizaciones. Entre ellas abundan las explotaciones ganaderas porcinas y avícolas de mayor tamaño, también hay numerosas fábricas de productos cerámicos, grandes instalaciones como las centrales térmicas o de ciclo combinado para la producción de energía eléctrica, así como industrias químicas y del petróleo, ha informado la Junta en nota de prensa.

Aunque la citada legislación indica que la Administración puede exigir a los titulares de las instalaciones existentes la aportación de la información necesaria para efectuar este proceso de actualización, desde la Dirección General de Calidad e Impacto Ambiental de la Consejería de Agricultura se ha realizado un esfuerzo especial para efectuarla de oficio.

De esta manera, se ha evitado un esfuerzo adicional a las empresas, ya que no se les ha exigido aportar documentación técnica sobre aspectos determinados de estos permisos ambientales.

Algunas de las fábricas o explotaciones de la región sujetas a Autorización Ambiental Integrada están en situación de cierre temporal por la actual coyuntura económica, funcionando únicamente durante una parte del año, y otras han sufrido el cierre aunque desean mantener la citada Autorización Ambiental Integrada ante la expectativa de reapertura en los próximos años.

También existen casos de empresas que se encuentran en procedimientos de concurso de acreedores, o incluso en fases de liquidación, que no han comunicado su intención de desistir de estos permisos ambientales, bien por no perder un activo más de la empresa, bien por descuido, o incluso porque aunque pretenden hacerlo, no han finalizado aún todas las gestiones necesarias para llevarlo a cabo.

Puede ocurrir que la empresa que se encuentra bajo estas situaciones desconoce el uso futuro de la instalación. Sin embargo, ante posibles compradores con intención de retomar la actividad original de la planta tiene un mayor atractivo una instalación que mantenga vigente su Autorización Ambiental Integrada, evitando de esta manera nuevos trámites administrativos.

Por este motivo se mantienen en ocasiones estas autorizaciones incluso después del cese de su actividad, siempre que cumplan los requisitos correspondientes.

Consulta aquí más noticias de Toledo.