El Pleno desestimó así el recurso de súplica que interpuso su abogado contra la resolución adoptada por este mismo órgano el pasado 25 de enero de no modificar la situación penitenciaria del etarra porque lo que "entraña grave peligro" para su salud "no es, precisamente, el internamiento, sino su voluntad de no comer".

Lo que entraña peligro es su voluntad de no comer

De este modo, el Pleno volvió a rechazar la petición de la defensa del etarra de dejarle en libertad por cuestiones de salud mientras se resuelve en el Supremo el recurso contra su condena a 12 años y medio de cárcel, que se verá el próximo lunes, y la solicitud de la Fiscalía de decretar prisión atenuada en su domicilio por el riesgo que supone para su vida la alimentación forzosa.

El pasado 25 de enero, el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decidió por doce votos a cuatro mantenerle en prisión preventiva y hospitalizado, acordando además su alimentación forzosa si los médicos lo estimaban necesario.

De este modo, el Pleno rechazó la petición del fiscal Fernando Burgos de decretar para él la prisión atenuada en su domicilio, atendiendo la solicitud de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de mantenerle en la misma situación.

Según un informe médico enviado hace menos de un mes a la Audiencia Nacional por el Hospital 12 de Octubre de Madrid, donde se encuentra ingresado desde el pasado 24 de noviembre, el etarra tiene un "alto riesgo" de morir o sufrir consecuencias irreversibles para su salud "a medio plazo", así como de padecer "una muerte súbita".