Los inmigrantes del buque averiado Marine I y los tripulantes del remolcador de Salvamento Marítimo que los trasladó hasta Mauritania cumplen su cuarto día fondeados en aguas de este país africano sin permiso para desembarcar, informaron a Efe fuentes de este organismo.

El remolcador "Luz de Mar" permanece con sus doce tripulantes junto al buque averiado, cuyo número de pasajeros no ha podido ser precisado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, pues en principio se informó de que eran 200 y La Luna Roja asegura que son 400.

La comida y bebida que se hace llegar a los inmigrantes procede de Nuadibú
Fuentes de Salvamento agregaron que el remolcador y la dotación tiene autonomía para permanecer "muchos días más" junto al buque sin necesidad de relevo, pues está preparado para ello.

La comida y bebida que se hace llegar a los inmigrantes, de cuyo origen sólo se sabe que son subsaharianos y asiáticos, procede de Nuadibú, agregaron.

El buque Marine I navegaba averiado cuando fue detectado a 500 millas de Canarias y Salvamento lo llevó al puerto más cercano para que fuera auxiliado en virtud de un tratado internacional de auxilio al que Mauritania no está suscrito.

El Ministerio de Asuntos Exteriores prosigue las negociaciones tanto con este país como con Senegal y Guinea Conakry -de donde partió el buque-, para conseguir el desembarco de estos inmigrantes.