Los Justicia andorrana ha autorizado la intervención del teléfono móvil del jefe de redacción del Diari d'Andorra , Toni Solanelles, para intentar descubrir las fuentes de información con el que este periodista contactaba para realizar las noticias, según ha denunciado este periódico andorrano. (el editorial , en catalán)

La Policia andorrana fue quien solicitó la autorización de la Batllia-juzgados andorranos- ya que "sospechaba que un miembro de la Batllia o de la Fiscalía andorrana le filtraba información", relata el periódico.

La Policía andorrana pidió la autorización al sospechar que alguien de la Fiscalía o de los Juzgados le filtraba información
La polémica ha creado malestar incluso entre los batlles -así se denomina a los jueces en Andorra- ya que la batlla que lleva el caso "no trasladó las diligencias, que han sido archivadas, al ministerio público, que ha mostrado su malestar", según publica el rotativo.

Indignación entre el gremio

Esta actuación de la justicia andorrana no ha sentado nada bien entre los periodistas que trabajan en Andorra, mucho de los cuales son catalanes, ni en la redacción del principal periódico del país.

En su editorial de hoy el Diari de Andorra señala que "cuando se interviene el teléfono de un periodista no hay una única víctima. La agresión, especialmente si se ampara en una orden judicial, es también contra su medio de comunicación, contra la profesión periodística, contra los derechos de los ciudadanos a ser informados y contra los derechos y las libertades reconocidas y garantizadas en la Constitución".

El periodista Toni Solanelles se ha reunido esta mañana con su abogado "para constituirse como parte y tener acceso al sumario", según ha informado a la agencia ACN el director del periódico, Toni Farrero.

El director del periódico ha dicho que "el caso nos supera".