Protestas en Ucrania
Varias personas ondean banderas ucranianas y de la Unión Europea (UE), durante una concentración a favor de la integración de Ucrania en la UE. EFE

Entre el gentío que desde hace días ha llenado la plaza de la Independencia de Kiev para protestar contra el Gobierno del presidente ucraniano, Victor Yanukovich, los estudiantes universitarios se han convertido en la fuerza de vanguardia de las manifestaciones populares.

Antes de que las fuerzas antidisturbios sacaran a porrazos hace una semana a los manifestantes que pasaban la noche en la Plaza de la Independencia, ahora conocida como Euromaidan (maidan es plaza en ucraniano), los estudiantes ya habían empezado a organizarse contra la decisión de Yanukovich de dar la espalda a Europa.

Junto a los centenares de tiendas de campaña instaladas por toda la plaza bajo banderas políticas que iban desde los partidos de la oposición hasta las que enarbolan ultranacionalistas y radicales, los estudiantes montaron sus propios campamentos donde organizan el reparto de comida, guardias en la cocina y turnos de seguridad.

Comparten con movimientos como el 15-M el hartazgo con la clase política acomodada en el poderSofía Borisko, estudiante de la Universidad Tarás Shevchenko de la capital, no conoce la historia del Movimiento 15-M español, pero aún sin saberlo, sus compañeros y ella comparten el hartazgo con la clase política acomodada en el poder que prendió, hace dos años y medio, la llama de la protesta en la madrileña Puerta del Sol.

Los estudiantes ucranianos no quieren ni oír hablar del respaldo de los partidos políticos ni de sus fondos y colectas para mantener la protesta. "Estamos en contra de todo el sistema político que hay en Ucrania. Queremos cambiar las reglas de juego y sabemos que estos líderes de la oposición no traerán nada nuevo cuando lleguen al poder. No quieren cambiar nada, solo quieren ocupar el lugar de los que están ahora", dijo Borisko esta semana.

Asambleas por su cuenta fijando la vista en Europa

Sin atender a los mítines de la oposición desde el escenario principal del Euromaidan, estudiantes de todas las universidades de Kiev y también de otras regiones de Ucrania han celebrado asambleas para exponer cómo quieren que sea su país en el futuro.

Luchan contra un sistema que creen corrupto y postsoviético, y fijan su vista en la sociedad europea.

"Queremos vivir como viven en Europa. Creo que en Europa, al menos, se respetan los derechos humanos. Y como todo se aprecia en la comparación, estamos seguros de que queremos la integración" con la Unión Europea, asegura esta joven estudiante de Economía.

Lo tienen todo para vivir durante semanas, desde el reparto interrumpido de comida y bebidas calientes, ropa de abrigo y mantas, hasta puntos de atención médica, hogueras para calentarse, lugares para charlar, e incluso una biblioteca.