El Ayuntamiento de Barcelona obligará a los ciclistas que vayan por la acera a dejar un mínimo de un metro de distancia con el peatón, según recoge la nueva ordenanza de circulación de peatones y vehículos.

En caso de circular por la acera, la bicicleta no podrá superar los 20 kilómetros por hora ni tampoco hacer eses al moverse.

De hecho, las bicis tampoco podrán circular por las aceras que tengan menos de cinco metros de ancho.

Se equipara el uso de patines y monopatines a la bicicleta

Más importancia al carril bici

También se obligará a los vehículos a dejar una distancia mínima de seguridad de tres metros cuando circulen detrás de una bicicleta y de 1,5 metros cuando decidan adelantar al ciclista, explicó el segundo teniente de alcalde.

Igualmente, el Ayuntamiento permitirá que los patinadores, así como los conductores de monopatines, puedan hacer uso del carril bici y utilizar las aceras, en las mismas condiciones que lo hagan los ciclistas, algo que reclamaban estos aficionados.

La ordenanza no contempla sanciones de forma específica, pero el Ayuntamiento multará a aquellos ciclistas que incumplan la normativa municipal.

La nueva medida permite a las bicicletas arrastrar remolques homologados para transportar a animales, personas o productos comerciales, en el caso de que el ciclista sea mayor de edad, y obliga a los ciclistas que transporten a menores de hasta siete años de edad a que éstos últimos lleven casco.