Los estudiantes alicantinos que se matriculan en Ciencias Jurídicas (Derecho), Humanidades o Ciencias Sociales son los que más posibilidades tienen de acabar en el paro. Y los que menos, los de enseñanzas técnicas, sobre todo las ingenierías.

 Así lo refleja el reciente estudio Adecuación al desarrollo del EEES de las titulaciones de la Universidad de Alicante, elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y la Cátedra Unesco de Gestión Política y Universitaria.

Este trabajo, que será la guía de mejoras para que la oferta formativa del campus de Sant Vicent se adapte al modelo universitario europeo, precisa además que de los 30.000 universitarios que encuentran  trabajo al año en  la Comunitat, los que más rápido lo consiguen estudiaron ciencias experimentales.

Las carreras que tienen más demanda en la UA son Publicidad, Arquitectura y Turismo y las que menos, Derecho (precisamente una de las que tiene menos futuro), Sociología y Economía.

Estos planes europeos, que está previsto que se apliquen en 2008, apostarán por la movilidad de los estudiantes –nacional e internacional– y por ajustar las carreras a la demanda del mercado.

¿Qué implica adaptarse a Europa?

Autonomía: Cuando el Gobierno modifique las leyes y apruebe los decretos necesarios, las universidades se autogestionarán completamente.

Competencia: Los centros tendrán que diferenciarse, luchar por conseguir la máxima calidad y mejorar considerablemente.

Materias: El contenido de los estudios lo fijarán únicamente las universidades. El Gobierno no podrá intervenir.

Convalidaciones: Se apostará por la movilidad de los estudiantes y las convalidaciones serán más fáciles.

Prácticas: Tendrán que adaptar sus estudios a la sociedad y ofertar más prácticas.