La subdelegación del Gobierno central y el Ayuntamiento han acordado reforzar con más efectivos la seguridad en el barrio. Entre las medidas adoptadas, destaca la división por áreas de la zona norte para la Policía Local y Nacional con el fin de velar por el máximo espacio posible. Además, se van a efectuar controles conjuntos tanto de vehículos como de identificación de personas para intensificar la seguridad de los vecinos. En última instancia, la normalización de los aparcamientos en el distrito será otro de los cometidos de los agentes.