Los trucos del alquiler

En el alquiler no hay truco: el propietario ofrece y el inquilino acepta. Así de simple. Lo demás es deporte nacional: picaresca, fraude, engaño, poca vergüenza, robo, destrozos, apropiación indebida... Hay inquilinos que son unos indeseables, al igual que hay propietarios para meterlos en la cárcel. Como el último que tuve, que se quedó con la fianza por la cara. Pero como es abogado, a ver quién se mete en pleitos con un chorizo con carrera. Inquilino, del mundo.

 

Pues a mí me cobran 500 euros de alquiler y sólo me suben el IPC. De aquí a un año, pagar esa cantidad me permite vivir como un rey. En cambio, mis amigos sufren este año otra subida del euríbor, pobrecillos... Y así durante cuarenta años. En fin, supongo que cuando tengan setenta y el piso sea suyo, podrán mirar atrás y decir: «Sí, mi vida ha sido una mierda, pero tengo un piso». Y entonces... a darlo de entrada para pagarse la residencia de ancianos. ¡Qué gran vida! Tirado de la vida.

Lee aquí temas anteriores