El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) ha dicho en una sentencia que nos están cobrando mal la factura del agua desde el año 2001, cuando se incluyó en el recibo la tasa de depuración, que suponía un incremento del precio de un 25%.

Esta nueva resolución judicial, a la que ha tenido acceso 20 minutos , llega como fruto de un recurso que presentó la asociación de vecinos de La Rondilla, que consideraba ilegal el cobro de sus recibos del agua, así como la normativa que lo permitía (un decreto del alcalde y la ordenanza fiscal). Una primera sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo dio la razón al Ayuntamiento en detrimento de los vecinos, pero ahora el TSJ, tras una apelación, admite la tesis del colectivo.

¿Nos devolverán todo?

Ahora, los servicios jurídicos del Ayuntamiento (que aún no han recibido la notificación) tendrán que estudiar la sentencia porque podría obligar a devolver la recaudación por la tasa de depuración desde 2002 hasta ahora. Que supondría entre 20 y 25 millones de euros. Cabe recurrir al Supremo.

Por qué lo anula

Agualid no podía recaudarlo. Agualid gestiona el abastecimiento y alcantarillado de agua de Valladolid desde 1997 y el Ayuntamiento le encomendó la recaudación de estas tasas. Además, desde 2001 también le encargó cobrar las tarifas por la depuración, aunque no lo ha gestionado directamente hasta 2005. El TSJ considera que la empresa no estaba facultada para ello.

Alcantarillado y depuración, todo uno. En las antiguas ordenanzas fiscales se consideraba el alcantarillado y la depuración como algo único y por lo tanto no se deberían cobrar dos conceptos diferentes, como hacía el Ayuntamiento, según el alto tribunal. Asimismo, anula otro artículo que fijaba precios distintos en función de si eran comerciales o pisos.

Parcial. El TSJ no ha admitido el razonamiento de que no era válida la tasa porque estaban mal los cálculos de ingresos y gastos.

Nueva doctrina del Supremo. Una resolución de abril de 2005 del Tribunal Supremo sobre una materia similar es la base que ha tomado el TSJ para la resolución.

La batalla del agua

La privatización del servicio de agua de Valladolid ha sido uno de los temas más polémicos de la última década, con manifestaciones, concentraciones y recogidas de firmas incluidas. El paso de la gestión pública a privada se materializó en 1997. Llegaron los primeros recursos. En 2002 se recrudeció la batalla, con la creación de la tasa de depuración, que los contrarios la denominaron duplotasa. Más casos a los tribunales, de los que ahora llegan las apelaciones... pero queda el Supremo.