Los vecinos
Los vecinos de Olabeaga disfrutan, ayer, del nuevo paseo junto a la ría, en el que también hay un bidegorri y zonas verdes. (Manuel Romero)
Bilbao vuelve a mirar, poco a poco, a la ría. Su ribera, antes reservada para el amarre de embarcaciones y la descarga de mercancía, es ahora un espacio destinado al peatón, al ocio, al descanso, al paseo... Y desde ayer lo es más, en busca de completar un gran paseo de 10 kilómetros de largo por las orillas de la ría de Bilbao en ambas márgenes.
Olabeaga abrió la primera fase del paseo que conectará este barrio con Zorroza, uno de los pocos espacios que faltaba para poder andar por la orilla de la ría desde Atxuri hasta Zorroza.

Son 450 metros de paseo y bidegorri, pero también más de 2.500 metros cuadrados de juegos infantiles y espacios para los vecinos. Esta área sustituye a la antigua carretera. Ahora, ya no hay vehículos en la zona.

La urbanización de este paseo que acercará Zorroza al centro de Bilbao, continuará los próximos nueve meses. En total serán 1.500 metros en los que se instalarán, también, canchas de baloncesto o mesas de ping-pong. Los taludes de al lado del paseo se repoblarán con robles y otras especies autóctonas.

Juegos marineros en Noruega

Olabeaga no quiere perder su identidad, por mucha reforma que se haga. Por eso, hasta los simples juegos infantiles que adornan la nueva zona están relacionados con el pasado de lo que todavía se llama Noruega. Un gran barco –en cuyo interior pueden jugar los más pequeños–, cañones, casetas y hasta gaviotas son parte de la zona de juegas. La nueva área también cuenta con paneles interpretativos en los que se explica el pasado marinero e industrial de la zona.

9 meses quedan de obras para terminar el paseo a Zorroza.