Si tiene una vivienda de más de 40 años que necesita una buena rehabilitación para ser habitable o más segura, sepa que la Sociedad Municipal de Rehabilitación Urbana (www.smruz.es) ofrece ayudas para hacerlo. El año pasado, el programa tuvo 978 solicitudes, un 20% más que en 2005 (773). Se concedieron 824 y se repartieron 4.752.988 euros (5.768 de media para cada obra).

Estas subvenciones, que son a fondo perdido, pueden llegar hasta los 10.500 euros, según la importancia de la obra, el uso que se le vaya a dar a la vivienda, su ubicación, los riesgos que supone, la renta del solicitante y el valor artístico y estético del inmueble.

Las solicitudes se estudian con detenimiento. El año pasado consiguieron la concesión 824, de las cuales 454 fueron para viviendas particulares y 370 para comunidades que reunían a 3.158 familias.

Las viviendas a rehabilitar están repartidas por toda la ciudad. A pesar de que el Casco Histórico tiene un conjunto de viviendas muy degradadas, sólo se recibieron 142 solicitudes de esta zona, aunque las ayudas fueron de las más cuantiosas, con 8.343 euros de media para cada piso.

«Hay algunas promotoras que prefieren derribar y construir a rehabilitar. También hay muchos pisos alquilados cuyos dueños se desentienden del estado de la vivienda, aunque el inquilino la quiera arreglar», explica Jesús Peña, de la asociación vecinal Lanuza Casco Viejo.

Los vecinos están muy satisfechos con las ayudas, que son la única manera de revitalizar el barrio, y les parece bien que se hayan endurecido los requisitos. «Antes a cualquiera le daban la ayuda, pero ahora es para quien realmente lo necesita», señala Peña. Sólo echan en falta más facilidades para realizar los trámites, ya que aducen que la mayoría de vecinos son mayores y no tienen capacidad para ello.

Los requisitos

Antigüedad: El edificio debe tener más de 40 años y destinar el 70% de la superficie a viviendas.

Ingresos: No pueden ser superiores a 3,5 veces el indicador público de renta de efectos múltiples (499,22 euros al mes).

El uso: i se va a vender, no puede costar el doble del precio básico de las VPO. Si se va a alquilar, la renta bruta anual por m2 útil no puede superar el 7,5% del doble del precio básico de VPO.

Cuándo llega la ayuda: l 40%, tras la concesión provisional. El resto, tras la concesión definitiva o, si se va a destinar a la venta o el alquiler, al finalizar las obras.