El carril-bici anima ya a muchos a usar su bicicleta, aunque algunos están aún reticentes debido a los  robos que se producen. Un registro especial de bicicletas intentará evitar esta situación.

El registro será similar al que ya hay en Barcelona, donde estos hurtos han descendido un 60%. Será voluntario y cada usuario recibirá una identificación para su vehículo. Es decir, documentación como la de cualquier ciclomotor, moto o coche. Así será más fácil identificarlas si los amigos de lo ajeno se apropian de alguna de ellas.

Oficina especial

El servicio de control se integrará en la Oficina de la Bicicleta, uno de los proyectos del Plan Director que se espera aprobar (de forma inicial) el próximo mes de marzo.

El plan recoge, además de la creación de la red de carriles bici (ya se encuentra en ejecución el 30%), la puesta en marcha de algunos aparcamientos especiales en estaciones de tren, de autobús y de metro. También se harán, por ejemplo, cursos para aprender el mantenimiento básico de nuestra bici.

Igualmente incluirá una ordenanza para evitar «fricciones», según explica el Consistorio, entre peatones, bicis y otros medios de transporte. Regulará desde la velocidad a la que se podrá circular (se habla de entre 15 y 20 km/h), que se controlará con radares, hasta las prioridades de paso en distintos puntos de la capital. Hay además una web para presentar sugerencias: www.sevillaenbici.com.