Gore pide a España que lidere la lucha contra
Al Gore ayer en Madrid. (Reuters).
Al Gore, el ex vicepresidente de EE UU reconvertido en defensor del medio ambiente tras realizar el documental sobre el cambio climático Una verdad incómoda, pronunció ayer una conferencia en Madrid sobre los peligros del calentamiento global.

Ante un auditorio repleto, Gore lanzó su sentencia: «La civilización nunca ha estado más amenazada que ahora». Sin embargo, finalizó con un brindis a la esperanza: «Tenemos todos los medios para cambiar la situación, menos la voluntad política; pero ésta es un recurso renovable».

A las puertas del centro donde se pronunciaban estas palabras, un grupo de ecologistas protestaba contra las políticas del Ayuntamiento de Madrid, por considerar que fomentan el uso del coche.

¿Qué pasó con Kioto?

Algunos de los presentes recordaban que cuando Al Gore era el segundo en la Casa Blanca, su país se negó a firmar el Protocolo de Kioto (1997) sobre cambio climático. Gore mencionó esta circunstancia y aseguró que varios Estados y 369 ciudades de su país trabajan para ratificar este acuerdo.

En su intervención, Gore abrumó a la concurrencia con una batería de datos y estudios científicos que evidencian la realidad del calentamiento global e incriminan al hombre como causante de los males del planeta.
Un ejemplo. La pérdida de hielo en Groenlandia se duplicó de 2000 a 2005. Si se fundiera completamente, el nivel del mar subiría tanto que cambiaría el mapa de la geografía actual. Sólo en Pekín, Shanghai y Calcuta, 125 millones de personas tendrían que desplazarse.

Para evitarlo, Gore asegura que hay que actuar ya. Por eso pidió a España que lidere la lucha contra el calentamiento global en Europa. A pesar de que según la Comisión Europea somos el país que menos cumple con Kioto, Gore piensa que España está preparada para ejercer este papel.

La CE quiere bajar las emisiones

La Comisión Europea (CE) propuso ayer una reducción obligatoria de las emisiones de CO2 de los coches hasta una media de 120 gramos por kilómetro a partir de 2012 para luchar contra el cambio climático y reducir en un 25% las emisiones del sector del transporte. Las propuestas de la CE hacen recaer directamente sobre los fabricantes la responsabilidad del 18% de esta reducción. El resto se obtendría con el uso de biocombustibles y la fabricación de neumáticos más avanzados.