La multinacional Seat cerrará sus plantas de Martorell y la Zona Franca de Barcelona, del 5 al 9 de marzo, para rebajar la producción ante la mala racha de las ventas.

Según el acuerdo entre la empresa y los sindicatos, los trabajadores cobrarán igual y los días sin actividad irán a cuenta de la «bolsa de horas extra», festivos o días de disfrute personal, según explicó el presidente del comité intercentros de Seat, Matías Carnero (UGT).

La medida afecta a 13.450 trabajadores y pretende rebajar las existencias acumuladas: primero, dejando de fabricar 10.000 vehículos, y segundo, por la venta de los ya existentes, unos 20.000.

Tira y afloja

La decisión se tomó después de un tira y afloja entre sindicatos y empresa. Seat había presentado por la mañana en el Departament de Treball un expediente de suspensión de contratos (ESC), que, según Carnero, supondría en la práctica un recorte importante en la pensión de los trabajadores que se jubilarán dentro de cinco años. Cuatro horas después se llegaba a un acuerdo y el ESC no se aplicará.

Seat ya había anunciado a sus proveedores que durante esa semana de marzo no produciría vehículos. Si además la empresa decide tambiém frenar la producción en abril, este segundo paro se producirá en Semana Santa o los días previos.