Los Mossos los detuvieron el pasado viernes en los entornos del Mercat de Santa Caterina, en Ciutat Vella, acusados de múltiples robos y hurtos en esta zona, algunos con violencia e intimidación. Los arrestos se produjeron tras dos robos a una tienda y un hotel de la calle Argenteria y Forn de la Fonda. Los ladrones huyeron en moto y los Mossos encontraron el rastro de monedas hasta su casa.