la puñalada
El sábado, tras la representación, habrá un coloquio con los espectadores. (Guido Manuilo / Efe)
La violencia no es algo extraordinario, sino que vive latente en todas las familias. Y no hay excepciones. Éste es el mensaje que el dramaturgo Albert Mestres lanza en Temps Real, una obra dura y atrevida que se estrena hoy en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC).

Este montaje contiene escenas que pueden herir al espectador. Con esta advertencia pretenden evitar polémicas y que víctimas de la violencia doméstica acudan a ver la obra, dirigida por Magda Puyo.

Concebida como una reinterpretación de la tragedia griega de Esquilo La Orestiada, ha sido definida por el director del TNC, Sergi Belbel, como «teatro valiente que inquieta y provoca emociones». Los protagonistas de Temps Real son Nonet, el padre que regresa de la guerra, interpretado por Jordi Martínez; Clita, la madre que encarna Teresa Urroz; Gisto, el amante que lleva a escena Pedro Gutiérrez; y los hijos (Uri y Eli), recreados por Nao Albert y Meritxell Santamaría.

Del beso al homicidio

La acción retrata el proceso que convierte el amor en odio o el beso en homicidio. «Es el viaje del café a la puñalada», aseguró Belbel. La primera escena empieza así: «Un día gris, un día más, hola... podrías saludar. ¿Quieres un café?».

* Teatre Nacional de Catalunya (plaça de les Arts, 1). Desde hoy al 4 de marzo. Entre 12 y 17 euros.