Una chabola derribada en El Gallinero
Una chabola derribada en El Gallinero Jorge París

"Ya han vuelto a tirar la chabola". A los niños de El Gallinero, un poblado chabolista donde viven las personas con menos recursos de Madrid en condiciones insalubres, les sorprenden pocas cosas. Este miércoles, sin embargo, se encontraron con una novedad: al volver del colegio, ya no tenían casa.

Lo descubrieron cuando los autobuses de la ruta escolar que les lleva y les trae de clase cada día les dejaron en la carretera de acceso a su 'barrio', situado a solo 12 kilómetros de la Puerta del Sol, entre el ensanche de Vallecas, la carretera de Valencia y la vías del AVE a Levante.

A diferencia de otras ocasiones, cuando los antidisturbios, las excavadoras y el personal municipal toman la zona a las 7.00 horas -con los residentes aún durmiendo- este derribo estaba programado para media mañana, cuando los más jóvenes ya se habían marchado. Fueron sus padres los que asistieron a la caída de las tres infraviviendas cuya desaparición había sido autorizada por un juzgado de Madrid. Los terrenos pertenecen a la Junta de Compensación de Valdecarros, aunque actualmente están en desuso.

Los afectados no piensan marcharse de la zona por ahoraPero, además de esas, cayeron otras nueve, hasta un total de 12, según los voluntarios de la parroquia San Carlos Borromeo de Entrevías. En total, 43 adultos y 24 niños tendrán que buscarse la vida o conseguir realojo en casas de parientes, porque ninguno piensa irse. Al menos, por el momento.

"Se comprometieron a no hacer derribos en plena ola de frío", criticó la concejal socialista Carmen Sánchez Carazo, que acudió a la zona. Los antidisturbios le cerraron el paso. Javier Baeza, párroco de la San Carlos Borromeo, alertó de que ni siquiera se permitió el acceso a los efectivos de la Cruz Roja.

Su compañero de partido Pedro Zerolo denunció que las familias que se han quedado sin techo tenían hijos a su cargo y estaban participando en el proceso de "integración" social a través del Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS). Según el concejal, uno de los padres trabaja como monitor de ruta de este programa.

Patricia Fernández Vicens, abogada de algunas de las familias, concluyó: "Botella inaugurando un Belén y sus esbirros dejando sin casas a niños".

Solución temporal

El Ayuntamiento aseguró que ofrecerá una solución temporal de alojamiento a los afectados, la mayoría rumanos de etnia gitana. Sin embargo, Pedro Zerolo criticó que que el Ayuntamiento de Madrid siga sin atender el compromiso de desarrollar un plan de intervención social en El Gallinero, cuestión que prometió la propia alcaldesa, Ana Botella.

El Gallinero ya se quedó fuera del plan de la Comunidad de Madrid para legalizar las viviendas de la Cañada Real Galiana. Hace una semana, el presidente autonómico, Ignacio González, anunció el próximo desmantelamiento de los poblados de Las Sabinas (Móstoles) y El Ventorro (Villaverde), pero no mencionó El Gallinero.

Consulta aquí más noticias de Madrid.