A cubierto, mientras llega el bus
La gente espera a que llegue el autobús bajo la marquesina... del banco. (M. Vila)
Todos se agolpan en el tejadillo, plegando los paraguas y vigilando el panel informativo del Vitrasa, antes de darse una carrera entre los charcos.