Cada día ocho mujeres gallegas presentan una denuncia contra su pareja o su ex pareja por malos tratos. Hace sólo cinco años (2002) había poco más de cinco al día. Y es que en este periodo la cifra de casos que llegan a conocimiento de las Fuerzas de Seguridad ha crecido un 46,7%, alcanzando las 2.912 en 2006, según un informe del Instituto de la Mujer.

Una tendencia a la que hay que sumar el hecho de que el año pasado no hubiese ninguna víctima mortal. Pero esta buena racha se rompió el pasado domingo con la muerte de una vecina de Meaño (Pontevedra) apuñalada por su marido.

Órdenes de protección

La fallecida, María del Carmen Fontán, presentó una denuncia contra su agresor, pero después la retiró. Y aunque estos casos siguen estando a la orden del día, cada día son más las mujeres que optan por la protección. De hecho, en los últimos años en Galicia aumentaron las peticiones de órdenes de protección. En 2004, seis de cada diez denunciantes la pidieron. Un año después, el porcentaje fue del 70%.

Y el visto bueno de los jueces va parejo: hace tres años concedieron órdenes de protección para el 70% de las víctimas. Actualmente ya se otorga protección a ocho de cada diez. Pese a estos datos, según el estudio del Instituto de la Mujer, el número de mujeres que sufren malos tratos es menor.

En este sentido, el informe precisa que el 3,2% de las gallegas consultadas admiten que sufren malos tratos por parte de su pareja. Sin embargo, este estudio pone sobre la mesa otro dato escalofriante: la violencia doméstica afecta al 8,5% de las gallegas. En ambos casos hay una tendencia a la baja. Así, en 1999 el 13,1% de las mujeres sufría malos tratos, aunque sólo lo reconocía el 4,7%.

Ellos, ni locos ni alcohólicos

La drogadicción, el alcoholismo o los problemas psiquiátricos apenas aparecen en los acusados de matar a sus parejas. Lo revela un estudio del Consejo General del Poder Judicial, que analizó 147 sentencias de toda España por muertes ocurridas entre 2001 y 2005. El informe revela también que en la mayoría de los casos no hubo agresiones anteriores, que el 64,28% de las víctimas tenían hijos y que en el 12,6% de los crímenes fueron testigos. Siete de cada diez acusados son españoles.

Más datos

18 mujeres muertas desde 1999. El peor año fue 2003, con cinco víctimas. A partir de ahí comenzaron a descender.

También aumenta la violencia contra los hombres. En cinco años las denuncias en Galicia de hombres por malos tratos de su pareja o ex pareja aumentaron un 23,6%, pasando de 448 en 2002 a 554 en 2006.

Faltan juzgados. Y recursos. Lo denunció ayer el Consello da Avogacía Galega, que asegura que hay colapso en las salas de violencia de género. En Vigo comenzó a funcionar el pasado 31 de diciembre y en A Coruña aún no hay fecha para su apertura.

Otras agresiones. El estudio del Instituto de la Mujer también pone de relieve que en los últimos años han aumentado los casos de abuso, acoso y agresión sexual. En 2002 hubo 260 y en 2005 rondaron los 400.