Batasuna propuso este miércoles la creación de una autonomía "dentro del Estado español" integrada por el País Vasco y Navarra, con la aprobación previa de los ciudadanos de ambas comunidades, como medida para "solucionar el conflicto".

Las reacciones políticas no se han hecho esperar:

El Gobierno Vasco: Este organismo consideró que la idea crear una comunidad autónoma que una Navarra y País Vasco "no supone novedad alguna" porque ya está incluida en el proyecto de nuevo Estatuto vasco, más conocido como 'Plan Ibarretxe', "con mayor finura jurídica y con más contundencia política".

PP: El presidente popular, Mariano Rajoy, calificó el planteamiento de "una broma" que pretende conseguir primero una unión del País Vasco y Navarra para, después, apelar al derecho de autodeterminación, e incluso, independencia. "Es lo mismo de siempre dicho de otra manera", espetó.

Esta iniciativa no es más que otro intento indisimulado hacia la independencia

PP vasco: El portavoz en el Parlamento, Leopoldo Barreda, afirmó que "los grupos terroristas no pueden hacer propuestas porque no tienen legitimidad política" y pidió al Gobierno que "no pique el anzuelo" porque esta nueva iniciativa "no es más que otro intento indisimulado hacia la independencia".

UPN: Su secretario general, Alberto Catalán, reclamó al Ejecutivo central que rechace la propuesta porque "los navarros, elección tras elección, han venido dejando claro cuál es su posicionamiento con relación a Navarra y su respeto y respaldo al marco institucional".

PSOE: El portavoz parlamentario socialista, Diego López Garrido, afirmó que la iniciativa "quiere sonar distinto a lo que habitualmente hemos oído a la izquierda abertzale",

Falta lo esencial: rechazar la violencia

pero dijo que su partido no la comparte porque falta "una premisa esencial: rechazar la violencia".

PSE: El portavoz de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, recordó a Batasuna que si quiere "hacer política" y presentar propuestas "es necesario que apueste por alejarse de la violencia" y agregó que "en todo caso" esta iniciativa "apuesta por la unidad territorial y la autodeterminación", criterios "que no compartimos".

IU: Su líder, Gaspar Llamazares, instó a Batasuna a acompañar su propuesta de un "emplazamiento explícito" a ETA para que abandone definitivamente las armas, porque, sin ausencia total de violencia, "las reflexiones pierden de partida buena parte de su calado".

¡Los muertos que nos podíamos haber ahorrado!

PNV: El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkokera, recordó que la unidad entre el País Vasco y Navarra es una posibilidad prevista en la Constitución Española de 1978 y exclamó al conocer la iniciativa: "¡los muertos que nos podíamos haber ahorrado!".

Eusko Alkartasuna: su secretario general, Unai Ziarreta, celebró el "pragmatismo" de la nueva de Batasuna, aunque señaló que "no aporta grandes novedades" porque recoge planteamientos que "ya se manejaban" en documentos anteriores de esta formación, como en "la alternativa KAS o el Estatuto Nacional de Autonomía".

Eusko Alkartasuna en Navarra: Maiorga Ramírez subrayó que con esta iniciativa Batasuna "se aviene a la postura históricamente defendida por EA de que Navarra, mediante el voto de sus ciudadanos, es quien debe promover democráticamente la articulación de mecanismos de encuentro y relación entre Navarra y la CAV".

Ezker Batua-Berdeak: El portavoz de la Presidencia, Mikel Arana, consideró que la propuesta de Batasuna "sólo es una cortina de humo para eludir el debate pendiente que tiene la izquierda abertzale en relación con la violencia".

Aralar:  El partido valoró el "cambio positivo" dado por Batasuna "en la dirección del realismo político", aunque opinó que se debe acompañar por una apuesta clara por "la exclusiva utilización de los cauces políticos".

LAB: Rafael Díez Usabiaga dijo que la propuesta de Batasuna "es una buena noticia para que los anhelos de la sociedad vasca puedan ser encauzados a través del diálogo, la negociación y el acuerdo político".