Agentes de la Policía de Murcia y Marbella, en una operación conjunta, han detenido y puesto a disposición judicial a ML. A.G., de 38 años, y a su compañera sentimental, J.R.M., de 29, vecinos de Fuente Alamo (Murcia).

Los detenidos están acusados de integrar un grupo organizado de estafadores, presuntos autores de multiples delitos de estafa, que falsificaban cheques y pagarés  que habían sustraido previamente en buzones de correos.

La Policía estima que las estafas, que fueron cometidas en varias ciudades españolas -entre ellas Murcia, Marbella, Estepona, Torremolinos, Madrid, Caceres, Burgos, Tarragona, Granada, Castellon, Valladolid, Toledo y Albolote- podrían superar los 300.000 €.

Para su comisión, los falsificadores utilizaban documentos de identidad falsos.

Robo en los buzones

El grupo actuaba como una banda perfectamente estructurada.

Un estafador robaba la correspondencia de los buzones, seleccionando aquella que pudiera contener cheques
Uno de sus miembros procedía a la sustracción de correspondencia en buzones de correos, seleccionando aquella que pudiera contener cheques o pagares , devolviendo el resto, bien en el mismo buzon o en otro distinto.

 

Los cheques y pagares eran objeto de falsificación de alta calidad, extendiéndolos nominativamente, a nombre coincidente con los titulares de Documentos Nacionales de Identidad que previamente habían sido sustraídos, y a los que había sido sustituida la fotografía del titular por la del detenido o su compañera.

Con la cobertura de dichas falsificaciones realizaron, en diversas entidades bancarias, las operaciones de cobro de los cheques, cuyo valor nominal oscilaba entre los 2500 € y los 3000 €.

Del análisis de los datos de las denuncias, se identificó a la pareja, que residía en Fuente Alamo, donde ella figuraba inscrita en su censo con nombre falso, que se correspondía con la titular de uno de los DNI falsificados.

Incluso en el momento de su detención portaba otro DNI distinto, igualmente falsificado con su fotografia.

Las investigaciones siguen abiertas, para la desarticulación total del grupo, así como para determinar el alcance total de la red de estafas, y la participación en otros hechos delictivos.