El presidente de Apple, Steve Jobs, ha pedido la eliminación de los sistemas de protección anticopia de la música que se compra en tiendas online (gestión de derechos digitales o DRM) al considerar que "no han funcionado y nunca conseguirán detener la piratería musical".

Jobs, en un comunicado publicado en la página web de Apple, responde a las presiones para que Apple abra su sistema DRM y permita a otras empresas que sus productos sean compatibles con el iPod.

El principal motivo de esta carta (entre muchos otros) es la reciente decisión de un tribunal de Noruega, que declaró que la tienda en línea de Apple, iTunes, es ilegal.

El tribunal consideró que el hecho de que la música comprada en iTunes sólo pueda escucharse en el reproductor iPod va contra las leyes anitimonopolio.

Para justificarse, Jobs explica que el DRM fue creado para que las cuatro grandes discográficas -Universal, Sony BMG, Warner y EMI- accedieran a ofrecer su música en Internet.

Dichas discográficas exigían que se estableciese algún sistema para proteger sus productos de la piratería.

Aún así, estas mismas empresas comercializan mucha de su música en formato CD sin ningún tipo de protección anticopia.

Tres opciones

Jobs dice que, en las actuales circunstancias, existen tres opciones: mantener el sistema actual, abrir el sistema DRM a la competencia y suprimir definitivamente el sistema DRM, en contra del criterio de las discográficas.

Tras rechazar la primera opción y considerar que la segunda "implica sacar a la luz algunos secretos" que podrían dañar a la propia Apple, Jobs se decanta por la tercera, es decir, "abolir enteramente el sistema DRM".

"Imaginen un mundo en el que cada tienda online vende música sin DRM en formatos de licencia abierta", señala.

"Claramente, ésta es la mejor alternativa para los consumidores, y Apple la apoyará abiertamente", zanja.