"Navantia tiene futuro, pero debe acometer transformaciones para ser más competitiva", según documento 2014-2018

El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, ha mantenido este lunes una reunión con el comité intercentros para exponerles un adelanto de lo que ya no se llama plan estratégico, sino "documento de trabajo para el futuro de Navantia 2014-2018". Dicho documento afirma que "Navantia tiene futuro, aunque debe acometer transformaciones para ser más competitiva".

El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, ha mantenido este lunes una reunión con el comité intercentros para exponerles un adelanto de lo que ya no se llama plan estratégico, sino "documento de trabajo para el futuro de Navantia 2014-2018". Dicho documento afirma que "Navantia tiene futuro, aunque debe acometer transformaciones para ser más competitiva".

Según han indicado a Europa Press fuentes de Navantia, se dice explícitamente que el objetivo es "lograr esas transformaciones sin necesidad de redimensionar la compañía", manteniendo todos los centros y el nivel de empleo.

La mayor preocupación, expresada reiteradamente en el documento, es "lograr carga de trabajo a corto plazo, y a ello se están dedicando todos los esfuerzos". En esta línea, destacan que en lo que va de 2013 Navantia ha presentado 111 ofertas para concursos en 32 países distintos, más del doble que en todo 2012.

Por su parte, los representantes de los trabajadores saludan que el documento presentado parte de la premisa de "mantener todos los centros de trabajo, el empleo y la unidad del grupo", aunque temen que "pueda quedar en papel mojado si no se sustenta en carga de trabajo".

Según ha explicado a Europa Press el presidente del comité intercentros de Navantia, José Antonio Oliva, han sido dos horas de análisis de diagnóstico interno y externo y de análisis de mercado, centrándose en las 60 acciones que participa el documento de trabajo.

La mayoría de estas acciones son de carácter interno y van en la línea de "mejorar la cultura de costes, mejorar la gestión de las compras, estandarizar nuestra ingeniería para que seamos más útiles y más prácticos a la hora de elaborar proyectos, así como en analizar el mercado para hacer proyectos en paralelo al propio mercado".

También persiguen estas acciones "una transformación profunda de la compañía en cuanto a la cultura de costes", hablándose en este punto de seguir negociando el marco laboral en la línea actual "para llegar a una cultura de mejorar la productividad y la flexibilidad, principalmente a escala de los trabajadores".

Destaca que el presidente de Navantia ha dejado claro que todo se basa "en una premisa fundamental: en la unidad de Navantia como grupo. Somos y todo y la salvación de Navantia es todos juntos". También defiende el mantenimiento de todos los centros de producción y del mantenimiento del nivel de empleo.

Los representantes de los trabajadores ven el "problema" en la situación financiera de Navantia, ya que no tienen claro "cómo se va a sustentar en el próximo tiempo", pues todo esto se anuncia "sin la carga de trabajo correspondiente", principalmente en el área de nuevas construcciones. Por ello, esperan que después de que el documento se presente el miércoles al consejo de administración de Navantia, se les haga llegar una copia para que puedan "estudiar en profundidad" este aspecto que les "preocupa".

Carga de trabajo

En cuanto a la carga de trabajo, Oliva comenta que el presidente de Navantia les ha asegurado que "esperan tener carga de trabajo antes de final de año". Han vuelto a hablar de los gaseros, Pemex y los contratos pendientes que hay en el exterior.

Sobre los gaseros, Revuelta ha insistido en que siguen trabajando con el Gobierno y "en breve podría haber noticias positivas". En cuanto a Pemex, ha dicho que "se van resolviendo los temas" y también podría haber noticias "relativamente pronto", aunque no ha dado más detalles.

Respecto a los contratos que tratan de conseguir en Australia, Turquía o Qatar, ha trasladado a los representantes de los trabajadores que están "muy maduros" y que podrían cerrarse a lo largo de 2014, año al que Revuelta se refiere como "el desierto que tenemos que atravesar". Según Oliva, "se pretende llegar a 2015 para producir una proyección hacia el futuro de Navantia".

Finalmente, los trabajadores entienden que el discurso es "positivo", pero temen que todo pueda quedar "en papel mojado" si no se sustenta en carga de trabajo, insisten. Por ello, seguirán adelante con la movilizaciones que tienen previstas, como la convocada el próximo miércoles ante la sede de la SEPI en Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento