El hospital madrileño de Puerta de Hierro tendrá que indemnizar a la familia de un paciente que murió en 1999, cuando se le realizó, sin el permiso ni consentimiento de la familia, una prueba que terminó con su vida.

 

Los familiares pedían 210.000 euros de indemnización

El paciente, que tenía 56 años, padecía un cáncer muy grave y agresivo.

Según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha quedado demostrado que el hospital falsificó la autorización y que la familia no sabía nada, según informa el diario El País.

 

Los familiares pedían 210.000 euros de indemnización, pero el juez considera que el hecho de que la enfermedad fuese muy grave y la prueba necesaria han reducido la sentencia.

Por su parte, fuentes del hospital se han negado a "hacer valoraciones sobre una sentencia judicial".