La compañía de aviación Emirates, con base en Dubai, ofrece a partir de este mes la posibilidad de utilizar el teléfono móvil en una de sus rutas internacionales.

Emirates instaló el mes pasado la tecnología necesaria para realizar llamadas a bordo en uno de sus Boeing 777.

Air France, KLM, Qantas y la compañía de bajo coste Ryanair ya han anunciado que dispondrán de ese mismo servicio para finales de año.

Se trata de un nuevo método de comunicación por satélite que salvará los obstáculos que hasta ahora presenta el uso de móviles en pleno viaje.

Las empresas OnAir y Aero Mobile colocan un aparato en el avión que recoge todas las señales de los celulares que hay a bordo para enviarlas a un satélite mediante un sistema propio de trasmisión. El satélite rebota la señal a las antenas de telefonía situadas en tierra y desde ellas se establece la comunicación con el móvil.

Con este sistema se solucionan los problemas de interferencias que hacían del uso de estos aparatos un factor de riesgo en pleno vuelo.