pixel
.

"Nuestra generación se enfrenta al desafío de cambiar la situación (...), disponemos de todo lo necesario para conseguirlo, menos la voluntad política. Pero éste es un recurso renovable".

Elocuente, didáctico y esperanzado. Así se ha mostrado el ex vicepresidente de EEUU, propuesto recientemente al premio Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007, Al Gore, durante su conferencia El mayor problema actual de la humanidad: el calentamiento global y nuestra acción para frenarlo, dentro del ciclo 'Energía, municipio y calentamiento', que se está desarrollando en el recinto ferial (IFEMA) de Madrid. En este sentido, Gore aseguró que España tiene la capacidad necesaria para liderar la lucha contra el cambio climático en Europa.

Mientras tanto, a las puertas de Ifema, grupos ecologistas han protestado contra las políticas del Ayuntamiento de Madrid que favorecen el uso masivo del coche y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Alguno de los manifestante recordaba que Estados Unidos no ha firmado el Protocolo de Kioto, un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 firmado cuando Gore era vicepresidente de Estados Unidos. Gore ha hecho referencia a esta circunstancia asegurando que lo intentó, pero no lo consiguió. En este sentido, Gore asegura que varios estados y 369 ciudades de su país trabajan para ratificar el acuerdo por su cuenta. 

Para Gore, la humanidad se encuentra en un momento clave, "ya que nunca antes había estado tan amenazada", por lo que debe decidir entre reconducir la situación o la autodestrucción. "Nuestro gran reto consiste en decidir si pasamos a la historia como la generación de los egoístas que, a pesar de tener la información necesaria, no hizo nada por salvar el planeta o como aquellos que aceptaron el reto moral de hacerlo", matiza el ex vicepresidente de EE UU.

Evidencias del cambio

Han sido muchas las evidencias que ha presentado esta mañana el ex mandatario estadounidense para ilustrar esta situación tan negativa en la que se encuentra el planeta y que, según Gore, tienen su origen en la acción humana. En este sentido, el adalid de la lucha contra el calentamiento global, recuerda que en los últimos 50 años los niveles de CO2 han subido más que en 100.000 años.

Entre 2000 y 2005 se  ha duplicado la pérdida de hielo en Groenlandia

La subida de las temperaturas está directamente relacionada con el aumento de los desastres naturales. Así, en los últimos años se han batido marcas en huracanes como el Katrina o el Wilma; inundaciones como las que afectan estos días a Yakarta (Indonesia); desertización; enfermedades, que como el Virus del Oeste del Nilo ganan terreno en regiones que antes no visitaban (EE UU), etc.

El calentamiento global trae aparejada la que Gore considera la mayor amenaza para la especie humana, el derretimiento de glaciares y de las capas heladas del Ártico, Groenlandia o la Antártida. "Entre 2000 y 2005 se ha duplicado la pérdida de hielo en Groenlandia (...), si se perdiera toda o la mitad del hielo antártico, se daría una elevación en los niveles del mar que cambiaría el mapa de la geografía mundial", aventura Gore.

Llegado el caso, recuerda Gore, las poblaciones de Pekín, Shangai (China) o Calcuta (La India) tendrían que desplazarse en busca de otro lugar para vivir. La subida del nivel del mar provocaría un éxodo de 125 millones de personas. Además, un hipotético deshielo de las nieves de la cordillera del Himalaya, que surte a los siete mayores ríos de Asia, provocaría problemas de abastecimiento al 40% de la población mundial.

Choque de civilizaciones

Otra de las consecuencias que podría traer consigo el cambio climático -si la humanidad no toma medidas- es el choque de civilizaciones. ¿Por qué? Pues por motivos tales como que cada vez quedan menos recursos recursos naturales para una población que sigue aumentando a ritmos vertiginosos en los países en vías de desarrollo o porque el desarrollo científico y tecnológico ha venido acompañado de una mayor capacidad depredadora del hombre en su medio natural.

"No existe una bala de plata para acabar con el problema del calentamiento, hay soluciones globales", asegura Gore, quien ha instado a cambiar en la forma de pensar. "No hay que pensar si debemos preservar la naturaleza o el crecimiento económico. Sin el medio ambiente no habrá economía", apuntilla Gore.

Como muestra de que los dos conceptos son compatibles el ex presidente citó el auge de las energías renovables, el fomento de fuentes alternativas como la eólica o la solar, así como los mejores resultados económicos de fabricantes de automóviles que apuestan por modelos más eficientes y ecológicos (Toyota y Honda) frente a otros que apuestan por vehículos más contaminantes (Ford y General Motors).

Reducción de emisiones en Europa

Esta conferencia ha coincidido con el anuncio de la estrategia de la Comisión Europea para reducir las emisiones de CO2 del parque automovilístico europeo. La estrategia incluye propuestas para reducir en un 25% las emisiones del sector del transporte, un 18% de las cuales pasarían a ser responsabilidad directa de los fabricantes de coches.