La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha pedido que no se mezclen los ámbitos de actuación de instituciones judiciales y políticas, en medio de la tormenta creada por la recusación de un juez del Tribunal Constitucional.

"Ni los jueces están llamados a hacer política ni los políticos tenemos que utilizar a los jueces en la contienda política", declaró De la Vega en una entrevista en TVE, en la que se declaró en cualquier caso sorprendida por "una decisión que no tiene precedentes".

Ni los jueces están llamados a hacer política ni los políticos tenemos que utilizar a los jueces en la contienda política

La recusación el pasado lunes del magistrado Pablo Pérez Tremps para dirimir el recurso presentado por el Partido Popular contra el Estatuto de Cataluña ha saltado a la arena política, con intercambio de acusaciones sobre supuestas injerencias en decisiones judiciales.

Pérez Tremps, nombrado en junio de 2004 a propuesta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para un mandato de nueve años, fue recusado por seis votos frente a cinco, en una votación realizada a puerta cerrada, según fuentes del TC.

Dado que se ha publicado que los magistrados 'conservadores' fueron mayoría frente a los "progresistas", muchos creen que la recusación anticipa el resultado del recurso presentado por el PP.

La causa de la recusación es un trabajo que Pérez Tremps realizó para la Generalitat de Cataluña sobre las relaciones exteriores de Cataluña, que proponía fórmulas que posteriormente se habrían plasmado en el Estatuto.

Si Pérez Tremps dimite volvería a haber mayoría 'progresista'

La vicepresidenta añadió que "lo que realmente me sorprende son las cosas que he empezado a oír, sobre todo que representantes del PP puedan decir que si se produce una vacante (en el Tribunal) por la decisión de uno de sus miembros no se vaya a cubrir".

En este sentido, criticó que algunos dirigentes populares hayan sugerido que una propuesta por parte del Ejecutivo podría entenderse como una interferencia política en el ámbito judicial, cuando "lo normal es que (una vacante) se cubra, como ha ocurrido siempre, es una situación de normalidad".