El juzgado de lo Penal número 1 de Jaén ha condenado por un delito continuado de estafa en grado de tentativa y otro de falsedad a los titulares de una cadena de tiendas de Ubeda que usaron tarjetas falsificadas con las que se hicieron compras a sí mismos y cobrarlas después argumentando que les habían estafado.

Simulación de compra

Según recoge la sentencia como hechos probados, los acusados, titulares de los establecimientos PAPI'S de Ubeda, en noviembre de 2002 pasaron tarjetas de crédito, a sabiendas de su falsedad, por terminales en dichos establecimientos.

Pasaron las tarjetas hasta en seis ocasiones y simularon una firma

Las pasaron por las terminales hasta en seis ocasiones para seguidamente realizar "una simulación de firma" en los correspondientes recibos.

De las seis operaciones con las tarjetas falsificadas sólo fueron aceptadas dos, por un importe de 4.000 euros, sin que se correspondieran a operación comercial alguna y con la única finalidad de que una vez cargado dicho importe en la cuenta, sacarlo de forma inmediata.

Importe retenido

Los acusados, un hombre y una mujer, no consiguieron su propósito ya que cuando la mujer se presentó en la oficina bancaria para retirar el dinero, la entidad retuvo el importe ya que ante la inhabitualidad de los mismos, el departamento de seguridad se había puesto en contacto con el servicio de medios de pago que informó que dichas operaciones se habían realizado con tarjetas falsificadas.

Por ello, se condena:

  • A Francisco R. R. 3 años y seis meses de cárcel.
  • A Josefa G. M. se le impone una pena de dos años y medio de prisión.