El presidente del Comité de Entidades Representantes de las Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (

Cermi cv), Joan Planells, ha advertido este domingo de que la aplicación del copago en centros y residencias de discapacitados hará que algunas personas no puedan acceder a este servicio, dada la situación de paro actual.

Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press con motivo de la marcha 'SOS Discapacidad, derechos, inclusión y bienestar a salvo' celebrada este domingo en Valencia para conmemorar el Día Internacional de las personas con discapacidad, a la que han asistido cerca de 3.000 personas, según los organizadores.

Planells ha alertado de que con el copago los usuarios van a tener que pagar en algunos casos "el 90 por ciento del coste del servicio" tras el decreto aprobado por la Conselleria de Bienestar Social el pasado mes de agosto, que la entidad ha recurrido y que según ha lamentado, es "más duro que en otras comunidades".

La técnica de proyectos en el

Cermi cv, Esperanza Adrià, ha señalado que este copago viene a "sangrar aún más a las familias" tras la eliminación de la figura del cuidador en los colegios o la reducción de logopedas y fisioterapeutas. "Pedimos que retiren el copago, que pongan más apoyo en la educación y que Bienestar Social no ahogue a los dependientes, que llevan sin cobrar mucho tiempo", ha agregado.

Según ha detallado, una familia que tenga rentas superiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), situada en 539 euros, podría llegar a pagar 120 euros en forma de copago para poder tener a un miembro en un centro.

A través de esta marcha, el

Cermi cv ha querido denunciar la desaparición de recursos dirigidos a este colectivo, como la eliminación del empleo protegido. Al respecto, la entidad ha denunciado que en los últimos años se han destruido 3.500 puestos de trabajo en la Comunitat, un hecho que "golpea todavía más a un colectivo de difícil inserción laboral que soporta una mayor tasa de paro que la de las personas sin discapacidad".

La marcha se ha desarrollado de manera pacífica y con protestas a través de silbatos y los participantes se han detenido ante la sede de las Corts para protestar por las últimas medidas tomadas por el Consell. Posteriormente, se han concentrado en la Plaza de la Virgen y Joan Planells, presidente del

Cermi cv ha leído un manifiesto.

"la crisis no puede ser una excusa"

Planells ha indicado que "la crisis no puede convertirse en una excusa para hacer recortes ideológicos que colocan en una situación indigna tanto a las personas con discapacidad como a las organizaciones y trabajadores que las atienden" y ha recordado que la Convención de la ONU de los Derechos de las Personas con Discapacidad "establece unos derechos que no podemos consentir que sean recortados incluso antes de ser aplicados".

Asimismo, ha querido recordar que hay un total de cinco consellerias que toman decisiones sobre el colectivo de la discapacidad, por lo que se ha exigido que se realice una política transversal. "Somos un colectivo pacífico y colaborador, pero no se nos está haciendo el caso que merecemos y por ello seguiremos luchando para que no se de ni un paso atrás en los logros conseguidos hasta el momento", ha concluido Planells.

Consulta aquí más noticias de Valencia.