La Guardia Civil ha detenido a otras cinco personas en la Operación 'Espino', después de la detención, el pasado viernes, del párroco de Borja, Florencio Garcés, que ha pasado ya a disposición judicial en Tarazona y se encuentra compareciendo ante el juez, según han confirmado fuentes de la Benemérita a Europa Press.

Estas últimas detenciones se han producido a lo largo de esta mañana y a los detenidos se les acusa de extorsión, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. Las mismas fuentes han matizado que el operativo continúa abierto.

Florencio Garcés, de 70 años, el párroco de Borja, que ha sido detenido este viernes, podría ser el presunto autor de una apropiación de los fondos de una parroquia por una cuantía aproximada de 210.000 euros.

Efectivos de la Guardia Civil de la Comandancia de Zaragoza, con destino en los puestos de Borja y Tarazona, han llevado a cabo desde mayo a diciembre, en el marco de la denominada Operación 'Espino', investigaciones en relación a dos denuncias recibidas de índole patrimonial.

La Guardia Civil ha podido determinar la presunta implicación de Florencio Garcés en un delito continuado de apropiación indebida, en dos delitos de simulación de delito, un delito continuado de abusos sexuales y un delito de coacción y blanqueo de capitales.

Estos hechos han llevado a los agentes a practicar este viernes un registro en el domicilio del párroco, donde se le ha intervenido material informático, documentación, 3.200 euros en metálico y un teléfono móvil, cuyo contenido de registro de salidas y entradas de llamadas están siendo analizadas.

Por todo lo anterior, sobre las 14.00 horas del viernes se procedió a la detención en Borja de Florencio Garcés, con domicilio en dicha localidad, como supuesto autor de los hechos indicados anteriormente.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.