Tres jóvenes, de entre 21 y 24 años, han sido detenidos en Ondarroa por robar en el Instituto y la Escuela de Pesca de la localidad guipuzcoana. Tras ser citados en la comisaría para dar cuenta de su posible participación en los hechos, los jóvenes se personaron con los objetos que se habían llevado de estos lugares.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el pasado día 29 una patrulla de la Ertzaintza fue testigo, minutos antes de las cinco de la madrugada, de cómo un turismo se detenía en medio del conocido como Puente de Calatrava de la localidad de Ondarroa, y de su interior descendía un hombre que abría el maletero, extraía una caja de aspecto metálico y la tiraba al agua por uno de los laterales del puente. Acto seguido, montaba en el coche y abandonaba el lugar.

Al ver el hecho, los ertzainas interceptaron el vehículo y comprobaron que en su interior viajaban tres jóvenes a los que identificaron. Preguntados por lo que habían tirado al agua, ofrecieron una explicación que no convenció a los ertzainas. Sin embargo, al no encontrar en el coche nada que les pareciera sospechoso, los dejaron marchar.

Ese mismo día, la Ertzaintza recibió el aviso de un responsable del Instituto de la localidad, quien dio cuenta de que la institución había sufrido un robo y explicó que se echaban de menos diversos objetos, entre ellos una caja fuerte, varios teléfonos móviles y un disco duro, además de cierta cantidad de dinero.

Más tarde, un responsable de la Escuela de Pesca de Ondarroa informó a la Ertzaintza de que en su local también habían sufrido un robo, y que echaban de menos varios ordenadores portátiles y un proyector, entre otros bienes.

Al recibir estos avisos, el equipo investigador recordó lo ocurrido de madrugada, de manera que se solicitó la intervención de un equipo de buceo de la Ertzaintza para recuperar lo que los jóvenes habían tirado al agua. Una vez recuperado, en la mañana de este sábado, confirmaron que se trataba de una caja fuerte, en cuyo interior había un teléfono móvil. Un responsable del Instituto, avisado por los agentes, se personó en dependencias policiales y reconoció ambos objetos como parte de lo que había denunciado como sustraído.

Ante estos hechos, los ertzainas responsables de la investigación se pusieron en contacto con los tres jóvenes del primer suceso y les solicitaron que se personaran en dependencias policiales.

Acuden con los objetos

Minutos más tarde, los jóvenes acudieron a la comisaría con diversos objetos, entre ellos tres ordenadores portátiles, un proyector, un teléfono móvil, un disco duro y varios cientos de euros en metálico, todo ello fruto del robo en los locales citados.

Tras ser informados por los sospechosos de cómo habían cometido los robos, los ertzainas procedieron a detener a los jóvenes, de 21, 21 y 24 años, bajo la acusación de un delito de robo con fuerza. Los objetos sustraídos, tras realizar las preceptivas diligencias, fueron devueltos a sus propietarios.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.