La Audiencia Provincial juzgará este miércoles, 4 de diciembre, al empresario que disparó con una escopeta de perdigones al promotor de Bezana Lago, con el que había quedado para exigirle el pago de una deuda. La Fiscalía lo considera un delito de amenazas, y pide para el acusado dos años de cárcel, mientras que la acusación solicita ocho años y medio por homicidio en grado de tentativa, daños y amenazas.

Los hechos, por los que será juzgado en la Sección Tercera a partir de las 10 horas, ocurrieron el 30 de abril de 2011 en la urbanización Bezana Lago, donde el acusado, F.B., había concertado una cita con JM.R.T. para exigirle el pago de una cantidad de dinero que éste, "al parecer, adeuda a un familiar del acusado".

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía señala que, con la finalidad de "intimidarle", efectuó tres disparos con una escopeta de perdigones mientras le decía que si no abonaba dicha cantidad "en diez días le mataría". La Fiscalía no tiene constancia de que se haya abonado la cantidad adeudada como consecuencia de estos hechos.

Durante la instrucción del caso en el Juzgado nº 3 de Santander, el acusado declaró a los medios que "solo le quería acojonar" y que si hubiese querido "le habría matado", ya que le tenía a "un metro". Y justificó su acción destacando que "ya había intentado por todos los medios" cobrar el dinero que la víctima le adeuda desde, según él, 17 años y que según dijo asciende a 150.000 euros —88.000 más intereses—.

Según consta en el escrito de la Fiscalía, recogido por Europa Press, la víctima sufrió un cuadro de ansiedad como consecuencia del "temor" que le provocaron estos hechos, por el que estuvo 90 días de baja. El Ministerio Fiscal considera que se trata de un delito de amenazas y pide dos años de cárcel, 4.950 euros de indemnización a la víctima por los 90 días que estuvo de baja; y 2.837 por los daños causados en las instalaciones de la entidad Nueva Bezana SL.

Por su parte, la acusación pide ocho años y medio por tentativa de homicidio, daños y amenazas, multa de 9.000 euros y indemnización de 25.000 euros a la víctima.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.