La empresa Apiltec modular, con sede en Paterna (Valencia), ha presentado un proyecto para construir entre 200 y 1.000 viviendas sociales modulares en Atakpamé (Togo) para funcionarios de este país africano, en un plazo de once meses, en colaboración con una mercantil local.

En declaraciones a Europa Press, un representante de la compañía señala que están "a la espera de la aprobación a nivel político" y que calculan que la construcción se pondrá en marcha "a mediados de marzo o principios de abril".

Destaca que, por el momento, "hay una lista de espera de más de 5.000 funcionarios" que optan a una de las 200 viviendas del primer lote, que podría ampliarse hasta mil inmuebles en función del cumplimiento de los plazos constructivos.

Desde Apiltec subrayan que una de las razones por las que contactaron con ellos para este proyecto es precisamente la rapidez de su sistema constructivo, de tipo industrializado, que les permite "producir en un año 350 donde un promotor hacía 100" y les otorga "una gran ventaja en casos de rápido crecimiento, por plazos de ejecución y flexibilidad del sistema".

Sobre esta última cuestión, destaca que su sistema modular "permite hacer viviendas de pocos metros en un primer hito y luego ir ampliando progresivamente", modelo que también pretenden implantar a nivel nacional en la edificación privada, con "una primera vivienda de 40 metros cuadrados para jóvenes o parejas sin hijos, por unos 30.000 euros, que se puede ir ampliando a medida que cambien sus necesidades".

"Se trata de que sólo haga falta una inversión inicial mínima para poder independizarse, de romper la barrera que supone en la actualidad el acceso a financiación bancaria", explica el representante de la empresa, que ha realizado proyectos en el hospital Arnau de Vilanova de Valencia y en otros centros sanitarios y educativos públicos.

"comprar una vivienda por porciones"

El portavoz de Apiltec indica que "la filosofía es comprar una vivienda por porciones", de modo que se realice "una inversión inicial en el módulo madre para, a partir de ahí, ir ampliando" el inmueble, que "va sobre una losa de cimentación de 150 metros cuadrados, ampliable hasta un total de 300 metros cuadrados en dos plantas".

Según indica, este sistema permite "crear una vivienda flexible que se adapte a los tiempos tanto a nivel de inversión y necesidades del cliente, que podría añadir una habitación extra para un hijo en apenas dos semanas y por unos 12.000 euros, como de movilidad laboral, ya que esa vivienda se podría trasladar a Madrid, por ejemplo, en caso de tener que mudarse".

Consulta aquí más noticias de Valencia.