Accidente en Glasgow
Labores de rescate del accidente de hélicoptero en Glasgow. Aandrew Milligan / EFE

El rescate de las víctimas que pueda haber aún atrapadas bajo los escombros tras la caída este viernes de un helicóptero sobre un pub de Glasgow "llevará algún tiempo", advirtió este domingo la Policía.

Bajo la coordinación de la Policía de Escocia, los servicios médicos y de bomberos escoceses trabajaron una segunda noche para intentar recuperar los cuerpos que se teme podrían seguir enterrados en The Clutha, que en el momento del accidente albergaba a unas 120 personas que escuchaban música en directo.

Un Eurocopter EC135 de la Policía de Escocia se precipitó a las 22.25 horas de este viernes sobre el techo del pub de una planta, causando ocho muertos y 32 heridos, de los cuales 14 siguen graves.

Tres de las víctimas eran los tripulantes del aparato De las ocho víctimas mortales, tres eran los tripulantes del aparato, dos agentes de policía y un piloto civil, mientras que los otros cinco eran clientes del bar, según ha confirmado el inspector jefe Stephen House.

La Policía identificó este domingo a uno de estos clientes fallecidos como Gary Arthur, de 48 años y residente en el área de Paisley, cuya familia ya ha sido informada de los hechos.

"Se están llevando a cabo extensivos esfuerzos para recuperar los cuerpos restantes de la escena, pero, debido a las restricciones de seguridad, es probable que esto lleve algún tiempo", dijo un portavoz policial.

House explicó este sábado que los equipos de rescate afrontan la dificultad de tener que apuntalar bien el edificio, cuya estructura es muy inestable, a fin de poder acceder a todos los rincones de su interior, una operación que describió como "complicada y peligrosa".

Día negro

La caída del helicóptero fue calificada de "día negro para Escocia" por el ministro principal escocés, Alex Salmond, mientras que el Ayuntamiento de Glasgow suspendió todos los actos previstos por la festividad de San Andrés, el patrón de Escocia.

La catedral de Glasgow ofrecerá este domingo un servicio religioso en memoria de las víctimas con la presencia, entre otros, del ministro de Justicia del Gobierno autónomo escocés, Kenny MacAskill.

La reina Isabel II y el primer ministro británico, David Cameron, estuvieron entre la multitud de personas que expresaron sus condolencias por el suceso, que ha conmocionado a Escocia y al Reino Unido.

La Policía anunció este sábado el inicio de una investigación sobre las circunstancias del accidente, en la que colaborarán los fabricantes del Eurocopter y Bond Air Services, la compañía arrendadora, que, según ha publicado The Guardian, el año pasado retiró el modelo temporalmente de servicio por temores de seguridad.